Francisco Correa
Francisco Correa, principal implicado en la trama Gürtel. ARCHIVO

El juez Pablo Ruz, que investiga la trama Gürtel, ha solicitado de nuevo a la Comunidad de Madrid que le facilite la documentación de 71 contratos que ya le había reclamado por primera vez en mayo de 2012. En total, el juez exigió 317 contratos, pero ahora, en un nuevo auto emitido este viernes, recuerda al Gobierno regional que le faltan 71. El magistrado indica al Gobierno regional que si no dispone de ninguna factura de estos actos, "ni exista constancia de orden de pago", deberá emitir "certificación negativa".

Estos contratos fueron adjudicados y luego facturados por empresas del entremado de Francisco Correa, como Easy Concept, Servimadrid Integral, Diseño Asimétrico, BoomerangDrive y Good & Better; y por empresas del Grupo Rafael, una especie de sociedades 'pantalla' que también pertenecían a Correa. El objetivo era así eludir los límites de contratación con la Administración Pública con un sistema de facturación cruzada entre ambos grupos de empresas, las oficiales de Correa y las del Grupo Rafael. De los contratos que ya obran en su poder, Ruz los ha remitido a la Intervención General del Estado para que los analice.

Los actos de los que Ruz pide información se celebraron entre 2004 y 2006, cuando Esperanza Aguirre era la presidenta regional. El listado es curioso. Muchos de los contratos están relacionados con actos sanitarios, como la "primera piedra" de algunos de los hospitales que luego se construyeron en Madrid. como los de Valdemoro, Aranjuez y Vallecas. También faltan los contratos de la firma de convenios de la Comunidad con empresas, asociaciones y universidades, como los que se firmaron con El Corte Inglés o las asociaciones del Autotaxi.

López Viejo

Alberto López Viejo, exvicepresidente de Presidencia de la Comunidad de Madrid, imputado en el caso acusado de cobrar fuertes comisiones de la red Gürtel, era quién solía contratar con Correa casi todos los actos protocolarios y de proyección pública de Esperanza Aguirre entre los años 2004 y 2009. Cada vez que Aguirre inauguraba un hospital, un colegio, o asistía a eventos institucionales, se hallaba algunas de las empresas de Correa. Estas intentaban incluso que los atriles y decorados de los actos tuvieran el mismo color que el vestido que llevaba ese día Aguirre.

Por ejemplo, la Comunidad pagó 38.393 euros por el acto en el que se ponía la primera piedra del PAU de Vallecas. La misma cantidad se pagó por la primera piedra del PAU de Ventillas, ambos celebrados en marzo de 2005. Inaugurar la carretera M-407 en mayo de 2007 costó 45.448 euros. Organizar actos para empresas privadas, como la aerolínea Lufthansa, también suponía un contrato para las empresas de la Gürtel. El 30 de mayo de 2005, en la Casa del Reloj, la Comunidad pagó 52.311 euros en el 50 aniversario de la aerolínea.

En el mismo auto, Ruz pide a la esposa de López Viejo, Teresa Gabarra, que aporte en una plazo de cinco día toda la documentación sobre los fondos que depositó en Suiza. Gabarra está imputada, acusada de ayudar a su marido a blanquear el dinero que cobraba de la trama Gürtel.