Daniel Román
Daniel Román, transexual readmitido por una ONG. JORGE PARÍS

Daniel Román, enfermero de 25 años, ha sido readmitido por la ONG Nuevo Futuro Sirio (que se encarga de tutelar a niños y adolescentes del Instituto del Menor de la Comunidad de Madrid) tras ser despedido por transexual. Daniel nació siendo Natalia y fue contratado como mujer en 2011, pero fue despedido tras informar de su proceso de cambio de sexo. Este miércoles, en un acto de conciliación, la ONG daba marcha atrás y anunciaba su readmisión.

¿Cómo se siente tras haber sido readmitido?
Me siento contento de que se hayan dado cuenta de que estaban atropellando mis derechos y mi dignidad como persona. Y, sobre todo, contento por recuperar mi trabajo, que era el objetivo.

¿Volver a un lugar donde a uno no le quieren...? ¿Cómo lo afronta?
Cuando comuniqué el cambio de sexo me sugirieron que me cogiera una baja laboral Evidentemente no estoy nada convencido de que la dirección me siga queriendo allí, pero con quien trabajo es con los chavales y con mis compañeros del centro de menores. (Daniel trabaja con menores con trastornos de conducta de entre 10 y 17 años)

¿Siempre tuvo claro que le despedían por su cambio de sexo?
Si. Tuve claro el motivo desde el principio. Cuando comuniqué a la dirección el proceso que estaba llevando a cabo me sugirieron que me cogiera una baja laboral, me metieron en reuniones, me dijeron que mejor me cogiese una baja médica, o una excedencia. Luego alegaron en mi despido que había disminuido mi rendimiento, que había sido indisciplinado, pero no lo podían demostrar porque tengo un expediente inmaculado.

¿Por qué decide informar a la dirección de su transformación?
Yo me cito directamente con la directora de la ONG en noviembre de 2012 y decido ponerle en conocimiento el cambio de género al que  me estoy viendo sometido porque a nivel legal me cambio nombre y tienen que modificarme el contrato. Además, había oído que algún compañero había insinuado algo y quise contarlo yo mismo. Pero ellos siguieron tratándome como chica.

A sus compañeros y a los menores, ¿se lo dijo?
Fui contratado en abril de 2011 y a los tres meses inicié el tratamiento con las hormonas. En este tiempo se me agravó la voz y me salió vello facial. Pero nadie me preguntó nada en ningún momento. Solo los niños, que no se cortan, ellos sí me preguntaban que por qué tenía barba. Pero jamás he sentido rechazo por su parte, ni que, como decía la directora, me tuvieran miedo o no quisieran estar conmigo.

¿Cuándo se reincorpora al trabajo?
Jamás he sentido rechazo por parte de los menores ni que me tuvieran miedo o no quisieran estar conmigo Me han dicho que el lunes, pero aún no he recibido ninguna notificación oficial. Eso sí, iré a un centro diferente del que estaba. Con niños nuevos, y compañeros nuevos, y ya como Daniel. Espero que no haya tensión por parte de los jefes y que no hagan que me sienta observado como antes.

Parece que los transexuales continúan padeciendo trabas laborales...
Sí. A raíz de este problema he ido conociendo casos y, hombre, aunque no es una situación que se vea todos los días, existen trabas. Todavía tiene que cambiar mucho esta sociedad, hasta que entiendan que los transexuales estamos igual de capacitados profesionalmente. No tiene nada que ver lo uno con lo otro.

¿Hay que ser valiente para denunciar un acoso por razón sexual?
Hay que ser fuerte para aguantar el proceso. Yo recomiendo denunciar en una situación de vulneración de los derechos fundamentales, como es ser excluido por razón de sexo, raza, religión. Porque antes o después se demuestra que llevamos razón. A veces te agotas y piensas... mejor me voy, pero en mi caso cada día que pasaba me daban más ganas de luchar. En la época que vivimos no se puede tolerar que te pisoteen tus derechos.

Consulta aquí más noticias de Madrid.