Álvarez Cascos
El presidente de Foro, Francisco Álvarez Cascos, en una imagen de archivo. J.L.Cereijido / EFE

El presidente de Foro, Francisco Álvarez Cascos, opina que la petición de su imputación realizada por Izquierda Unida en el caso Bárcenas es "una iniciativa sucia y calumniosa basada en falsedades truculentas cuya finalidad es utilizar la justicia como instrumento de sus maniobras".

En un comunicado, el exdirigente del Partido Popular ha afirmado que, "con la ley en la mano, el ministro de Fomento nunca fue un órgano de contratación del Ministerio, lo que tira por tierra todo el montaje de las acusaciones de IU".

"Una supuesta adjudicación amañada de una obra del Ministerio de Fomento, como afirma IU, exigiría la colaboración concertada de todos los miembros de la correspondiente mesa de contratación formada por funcionarios del correspondiente Organismo o Dirección General del Ministerio, más de los miembros de la Abogacía del Estado, más los funcionarios de la Intervención, algo poco creíble y que nadie insinuó jamás", ha dicho.

También ha considerado que "la legitimidad de IU queda en evidencia" puesto que "no se personó ni en el caso Riopedre en Asturias, ni en el de los ERE de Andalucía, por lo que solo persigue fines políticos partidistas".

Álvarez-Cascos se ha referido a las actuaciones realizadas en su etapa de ministro "para favorecer la transparencia, la competencia y el automatismo en la resolución de los concursos de adjudicación de obras públicas", por lo que ha señalado que "solo desde la mala fe de IU se nos puede acusar de lo contrario".

Ha insistido en que desde el comienzo de la legislatura 2000-2004 se comenzó a trabajar en la modificación de los pliegos de contratación del Ministerio de Fomento, con el objetivo de "garantizar la mayor transparencia y objetividad en los procesos de adjudicación", ya que hasta entonces "no eran homogéneos".

"Con estos pliegos, la dirección del Ministerio de Fomento hizo imposible que nadie pudiese adjudicar caprichosamente una obra a dedo. No se entendería que quien pretendiese adjudicar obras mediante tratos de favor, de forma sistemática, promoviera la aprobación de unos nuevos pliegos de contratación que hacen imposible adjudicar a dedo seleccionando por motivos espurios", ha concluido.