Fumador en la calle. (Jorge París)
Fumador en la calle. (Jorge París) Jorge París

Casi tres de cada diez españoles que fuman lo siguen haciendo en locales cerrados aunque esté prohibido desde la entrada en vigor de la Ley Antitabaco en enero de 2006.

De igual modo, un 53% de los fumadores se sienten rechazados "por el mero hecho de fumar".

Estas son algunas de las principales conclusiones que se desprenden del Estudio Anual sobre Tabaquismo y Nicorette -chicle de nicotina usado en tratamientos antitabaco- realizado en el último trimestre de 2006 por la farmacéutica Pfizer -que comercializa el mencionado chicle-.

En este sentido:

  • Un 29% de los españoles que fumaban lo siguen haciéndolo desde la entrada en vigor de la nueva ley.
  • Un 27% lo hace incluso en locales cerrados donde ahora está prohibido.
  • El 13% fuma menos.

Impuestos para Sanidad

Por su parte, el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) ha reclamado hoy que parte del dinero que recauda Hacienda de los impuestos del tabaco se destine a pagar las cargas sociales y sanitarias que conlleva el hábito de fumar.

Cada 10% de subida del precio se traduce en un 8% de caída del consumo

La nueva presidenta de la entidad, María Ángeles Planchuelo, ha señalado que los impuestos del tabaco son "imprescindibles" para cuadrar las cuentas "ante el formidable dispendio que genera".

De esta forma, la subida del precio permitiría recaudar más impuestos y, con ello, dedicar más dinero para pagar la factura del tabaco, así como disminuir el consumo de los adolescentes.

"Cada 10% de incremento del precio se traduce en un 8% de caída del consumo entre los adolescentes", aseguró.