Cree que el PP tiene "un vértigo enorme" a quedar fuera del acuerdo, mientras Bildu desea mantenerse al margen "por estrategia"

"Desde el punto de vista objetivo, la realidad es que PNV, Bildu, PP y PSE podrían alcanzar el acuerdo fiscal", asegura

El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, considera probable "cuajar" en septiembre un pacto fiscal "de sustancia" con el PNV si se liman los "flecos y diferencias" que se mantienen con la formación que lidera Andoni Ortuzar, a la que ve "mucho más optimista" que a los socialistas ante un hipotético consenso.

Pastor se ha mostrado partidario de que las principales formaciones del arco parlamentario se involucren en un probable acuerdo, algo que ve "posible, desde el punto de vista objetivo". No obstante, ha reconocido que la implicación del PP sería más sencilla, porque tiene "un vértigo enorme" a quedar fuera, mientras Bildu desea mantenerse "al margen por estrategia".

En una entrevista a Europa press, el líder socialista ha admitido que socialistas y jeltzales se reunirán en los primeros días de septiembre para recuperar las conversaciones referentes al ámbito fiscal y evaluar "lo hablado, los puntos de acuerdo y desacuerdo, que los sigue habiendo".

El portavoz del PSE-EE en la Cámara vasca ha deseado que se pueda "cuajar un acuerdo de sustancia" en esa materia, aunque ha advertido de que "el PNV es mucho más optimista en las declaraciones públicas".

"Da la impresión de que no habría ningún tipo de problemas, pero eso no es así. Todavía existen flecos y diferencias sobre temas de fondo, como la Ley de Territorios Históricos (LTH), el papel del Parlamento en la fiscalidad y algunos aspectos técnicos de algún impuesto, que siguen sin estar cerrados".

Sin embargo, ha reconocido que, "si todo va con cierta normalidad, porque el clima ha sido relativamente bueno y se eliminan algunas diferencias, probablemente, sea posible" cerrar el acuerdo en septiembre. No obstante, ha llamado a "ser prudentes y no vender la piel del oso antes de cazarla".

Pastor ha asegurado que, previamente, se deberá conseguir que el PNV "entienda y asuma" que el Parlamento vasco "va a tener un papel importante en la definición de la política fiscal en Euskadi", además de que la LTH, "como cualquier otra ley, es susceptible de cambios y reformas". También se tendrá que ultimar "algún otro aspecto técnico en la aplicación de algún impuesto".

A su juicio, "hay mucho trabajo avanzado y se han acercado posturas de forma importante", pero "sigue habiendo espacios de desencuentro" que se intentarán solventar en las próximas reuniones, "a primeros de septiembre".

PARLAMENTO

El portavoz parlamentario de los socialistas vascos insistido en que el papel que juegue el Parlamento en materia fiscal será clave para que el acuerdo se concrete y ha añadido que deberán ser los jeltzales, que, "hoy por hoy, no han dicho sí a esa propuesta", los que definan la "fórmula" .

"Nosotros ya hemos propuesto lo que pensamos respecto al papel del Parlamento en la fiscalidad. La fórmula la tienen que buscar ellos. Siguen teniendo resistencias internas, nos constan. Se las hemos oído al diputado general de Bizkaia y a la propia presidenta del BBB. Se podrán encontrar fórmulas, pero ellos son los que tienen que hacer el esfuerzo", ha asegurado.

Para Pastor, "son ellos los que tienen que poner sobre la mesa una propuesta que sea aceptable por los socialistas". Según ha recordado, su partido defiende que la Ley de armonización permite que el Parlamento vasco "haga una definición de las características generales de la fiscalidad en Euskadi", mientras el PNV "está de acuerdo en que se debata este asunto en la Cámara, sin que tenga capacidad de decisión y acuerdo". "Y nosotros pensamos que debe tenerla", ha puntualizado.

Asimismo, cree que, de solventarse las diferencias entre PNV y PSE, el pacto podría cerrarse "a lo largo del mes de septiembre". No obstante, ha indicado que, como las medidas no se aplicarían hasta enero del próximo año, "todos los tiempos son posibles". "Puede ser septiembre, si hay acuerdo, o más tarde, si no cuaja", ha apuntado.

Extender el acuerdo

A la hora de extender el acuerdo con el objetivo de materializarlo en los tres Territorios vascos, José Antonio Pastor ha dicho que observa "una disposición favorable" en el PP que, "probablemente, por necesidad política, quiere y necesita estar dentro".

"Tiene un vértigo enorme a quedarse fuera de un escenario de acuerdo entre socialistas y nacionalistas, y estoy convencido de que van a hacer esfuerzos para incorporarse a ese acuerdo fiscal", ha pronosticado.

Sin embargo, ha recordado que "una gran parte de los impuestos de los que se ha ido hablando y de las fórmulas que se han ido concretando" entre nacionalistas y socialistas "son muy similares a los que han firmado el PSE y Bildu en Gipuzkoa".

"Por lo tanto, no tendría por qué tener Bildu especiales dificultades para asumir unos impuestos de sociedades, IRPF, sucesiones o patrimonio que son tremendamente parecidos a los que el PSE puso encima de la mesa en Gipuzkoa y que fueron aceptados por la coalición", ha indicado.

A su juicio, Bildu quiere "distanciarse y quedar al margen" del posible pacto para "marcar distancias con los socialistas y nacionalistas", pero "más por estrategia política" que por "diferencias reales".

"Creo que si el análisis que hace Bildu de ese acuerdo no estuviera contaminado por otras reflexiones políticas, tampoco tendría que tener mayores inconvenientes en dar el visto bueno, al menos en sus líneas generales y en un 80 por ciento, a lo que hemos acercado con el PNV", ha asegurado.

En opinión del portavoz parlamentario del PSE, "sería bueno que, en un tema tan troncal para Euskadi como la política fiscal, se pudiera conseguir un amplísimo acuerdo entre los cuatro grandes partidos de Euskadi".

"Desde el punto de vista objetivo, de la realidad de los hechos, el PNV, Bildu, el PP —con más problemas pero también con más necesidades— y el PSE-EE, podrían alcanzar ese pacto", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.