Los cuatro espeleólogos madrileños de los que no se tenía noticias desde que el sábado accedieron en la cueva Rubicera (Cantabria) han sido rescatados este martes por la Guardia Civil, y se encuentran "bien" después de permanecer desde el sábado en paradero desconocido. Se trata de tres hombres y una mujer de entre 39 y 42 años que entraron en la cueva el sábado con la previsión de realizar una ruta que los expertos suelen tardar entre 10 y 12 horas en recorrer.

Desaparecidos desde el sábado

Los espeleólogos madrileños entraron el sábado en la cueva Rubicera para hacer una ruta que deberían haber terminado a última hora de ese mismo día.

Pero, al no salir de la cavidad, y después de esperar ante un posible retraso, un compañero que se había quedado fuera avisó al día siguiente a la Guardia Civil, que puso el marcha el operativo de búsqueda con efectivos del GREIM de Potes, a los que se incorporaron este lunes, miembros de Mieres y Cangas de Onís (Asturias) y Sabero (León), hasta sumar un total de 14. También han colaborado agentes del puesto de la Guardia Civil de Ramales y otros espeleólogos de la zona, según han informado fuentes de la Benemérita.

La cueva de Rubicera es una de las que dan acceso al llamado sistema del Mortillano Después de acceder a la cavidad por diferentes caminos sin obtener resultado, los agentes hicieron la misma ruta que los desaparecidos, lo que parece que ha dado por fin sus frutos. El operativo de búsqueda ha contado con la colaboración de Protección Civil del Gobierno de Cantabria.

Más de 120 kilómetros de túneles

La cueva de Rubicera es una de las que dan acceso al llamado sistema del Mortillano, de origen kárstico y el mayor sistema de galerías de España, con más de 120 km de túneles naturales.  Joaquín, el padre de uno de los espeleólogos desaparecidos, ha explicado que su hijo no tiene una gran experiencia en cavidades como la de Rubicera, con un desnivel que puede llegar a alcanzar los 552 metros.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.