Alberto Mayor Barahona, en una charla contra el 'fracking'
Alberto Mayor Barahona, en una charla a los vecinos de Medranda contra el uso de la técnica extractiva de gas 'fracking'.

Alberto Mayor Barahona, Coordinador Provincial de Ecologistas en Acción de Guadalajara y promotor de la Plataforma contra el Fracking de Guadalajara, responde a cinco interrogantes sobre el controvertido método de extracción de gas de pizarra o de esquistos.

¿Por qué están ustedes en contra del 'fracking'?
Porque no es el modelo energético por el que debemos apostar y por los riesgos que suponen un alto impacto para el medio ambiente, las aguas y la salud de las personas.

¿Qué riesgos tiene la técnica?
Los riesgos detectados en uno de cada seis pozos son: contaminación de acuíferos por productos tóxicos, peligrosos y por metano Según las experiencias vividas en EE UU reveladas por la Agencia Ambiental Americana (EPA) y algunas de las más prestigiosas universidades norteamericanas, los riesgos detectados en uno de cada seis pozos son: contaminación de acuíferos por productos tóxicos, peligrosos y por metano, ocupación del territorio, impacto paisajístico, consumo de agua para realizar la técnica con una media de 14.000 metros cúbicos de agua por pozo al año, el equivalente a una población de unos 175 habitantes, riesgo de pequeños terremotos y riesgos para la salud al consumir agua contaminada por productos altamente tóxicos.

¿Algún beneficio tendrá?
Para nosotros ninguno, sino todo lo contrario, hipotecan nuestro futuro y son altamente impactantes para las aguas y para el medio ambiente.

¿Qué esperáis que pase con el proyecto 'Cronos' que afecta a Guadalajara y a Soria?
Pues que se anule y no se lleve a cabo. Hemos presentado un recurso de reposición en fecha y forma, continuaremos con las medidas legales y promoveremos quejas ante el Defensor del Pueblo y la Comisión de Peticiones de la Unión Europea.

¿Cuál es la alternativa que defendéis?
La alternativa es un modelo energético nacional que deje en segundo plano la quema de combustibles fósiles y por lo tanto su explotación. Y respecto al potencial de la zona afectada por el proyecto Cronos, las alternativas son el empleo verde y el desarrollo sostenible, apostando por el turismo rural, actividades agropecuarias, artesanía e iniciativas sostenibles que fijen población, empleo y generen riqueza en estas zonas rurales.