Los vecinos ratifican ante el juez que el maquinista les dijo que venía con exceso de velocidad

  • Dos vecinos de Angrois declaran lo mismo que ya dijeron a la Policía.
  • También ha declarado el jefe de circulación de la estación de Santiago, para hablar de aspectos técnicos.
  • Un abogado revela que ha habido algunos errores en la lista de heridos por "equivocaciones administrativas".
Agentes de la Policía analizan los restos del tren Alvia accidentado en Santiago de Compostela en julio de 2013.
Agentes de la Policía analizan los restos del tren Alvia accidentado en Santiago de Compostela en julio de 2013.
EFE

Mientras los responsables de Renfe y Adif comparecían este jueves en la comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, el juez que investiga el accidente del tren que costó la vida a 79 personas tomaba por su parte declaración a los vecinos que auxiliaron al maquinista del Alvia minutos después de la tragedia.

Por el juzgado de José Luis Aláez han pasado este miércoles dos vecinos de la localidad de Angrois, Evaristo Iglesias y Julio Santiso. Los dos han ratificado lo que dijeron en un primer momento a la Policía: que el maquinista les reconoció que tomó la curva de A Grandeira con exceso de velocidad. Ninguno de ellos quiso hacer declaraciones a la prensa. Solo Julio Santiso hizo unas breves declaraciones al entrar, visiblemente nervioso, y señaló que tenía previsto declarar lo mismo que afirmó ante la Policía, tras explicar que sentía "un poco incómodo".

Por su parte, Evaristo Iglesias, que salió por una puerta distinta a la que había entrado en el juzgado para eludiar a los periodistas, ya había apuntado hace días a varios medios de comunicación que el maquinista decía cuando fue rescatado: "Me quiero morir, no quiero ver esto", y que le reconoció que "venía con exceso de velocidad".

Sin nuevos datos esenciales

En las declaraciones de este jueves, además del juez y el fiscal, estuvieron presentes los abogados de ADIF, de Renfe, del maquinista Francisco Jose Garzón, que se encuentra en libertad imputado por 79 homicidios por imprudencia, y la de una de las familias de las víctimas, así como el de la aseguradora Allianz.

Tras los dos vecinos declaró el jefe de circulación de la estación de Santiago. El juez le preguntó por aspectos técnicos, por sus competencias y por la gestión de la propia estación, como la señalización de acceso a las vías, pero no sobre si puede o no parar un tren, función que compete al maquinista.

El abogado de la aseguradora sí explicó que los testimonios no han aportado datos esenciales para la investigación, "pero sí interesantes, en conjunto con otras pruebas que se están practicando", y que pueden dar lugar "a entender lo que ha pasado y cómo, y determinar, un poco, las responsabilidades que pueda tener cada uno". El letrado también señaló que no hubo ninguna comunicación telefónica entre la estación de Santiago y el maquinista antes del accidente.

Heridos equivocados

Por último, reveló que ha habido errores en la lista de heridos atribuidos al accidente, debido sobre todo a equivocaciones administrativas de personas que entraron de urgencia en los hospitales en la fecha del accidente pero que ingresaron por otras causas. Como el caso de una niña que figuraba entre los heridos, pero que entró en el hospital por una caída.

El juez ha llamado a declarar este viernes a dos policías nacionales, que también auxiliaron al maquinista en los primeros instantes, y a un tercer agente que lo custodió. El magistrado también quiere escuchar los testimonios de un guardia de seguridad privada que viajaba en el tren, del maquinista que hizo el trayecto anterior a Garzón y de un operario de Renfe que viajaba junto al interventor con el que el maquinista hablaba instantes antes del siniestro. Estos últimos declararán el 19 de agosto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento