El director general del sindicato de maquinistas y ayudantes ferroviarios (Semaf), Juan Jesús García Frailes, está convencido de que si el tramo de la vía donde ocurrió el descarrilamiento que ha causado al menos 80 fallecimientos hubiera estado protegido con un sistema de seguridad llamado ERTMS, que es el que se usa en las líneas de la alta velocidad, la tragedia "se habría evitado".

García Frailes no entiende "por qué" este sistema "de frenado más efectivo y automático, que no depende tanto del factor humano" no estaba implantado en toda la vía que cubría el Alvia Madrid-Ferrol. En concreto, explica, deja de estarlo cuatro kilómetros antes del lugar del accidente.

Fuentes de Adif (el gestor ferroviario de Fomento) aseguraron a 20minutos que el sistema de control de velocidad que opera en ese tramo, el ASFA, es el apropiado "para esta zona de transición y de acceso a la ciudad. Es una zona en la que hay que reducir la velocidad y el ASFA cumple las condiciones requeridas".

¿Cuál es la diferencia entre el ERTMS y el ASFA?

Los dos sistemas de seguridad, el ERTMS y el ASFA, detectan mediante balizas la velocidad a la circulan los trenes en determinados puntos de la vía. "El ERTMS es el que se utiliza en las líneas de alta velocidad, porque es mejor y es capaz de almacenar información muy diversa, de la vía, de las condiciones de circulación, y del tren", explican los expertos. El ASFA digital tiene unas prestaciones menores que el ERTMS y se utiliza en las líneas convencionales. El tramo en el que ocurrió el accidente es precisamente una zona de transición de la alta velocidad a la línea convencional.

Adif reconoce que el ASFA no frena el tren ante un exceso de velocidad sino ante "una señal el rojo", un sistema que combina balizas en las vía, señales verticales y elementos en el tren. ¿Falló entonces esa señal en rojo al no detectar el evidente exceso de velocidad del tren? "Es lo que se investiga, la velocidad del tren y por qué no se detuvo", aclaran en Adif.

"El problema es que el ASFA solo recibe información de la vía en determinados puntos, las balizas, y solo si el tren pasa por esos puntos el sistema controla que circula según lo establecido. ¿Por qué entonces no había balizas en ese tramo?, o ¿la última baliza por la que pasó no lo detectó? se pregunta el Sindicato de Comisiones de Base. Fomento, por su parte, se niega de momento a hacer declaraciones.

Una concatenación de fallos

Por su parte, el secretario general de Transportes de UGT,  Miguel Ángel Cilleros, está convencido de que "una catástrofe así se debe a varios fallos a la vez, no tiene una causa única", explica en referencia a las alusiones al exceso de velocidad, que parecen ser la principal hipótesis sobre los motivos del descarrilamiento.

La tragedia no hubiera sido tan grande de haber ocurrido el descarrilamiento en un lugar diáfano Según sus informaciones aún no se ha conseguido abrir la caja negra del tren Alvia. "Hace falta tensión para abrirla y el tren siniestrado no tenía. Ahora está en manos del juez, pero deben colocarla en otro tren de Coruña o Vigo para que vean qué pasó", explica Cilleros.

A su juicio, todo apunta a "una concatenación de fallos y de posibles errores preventivos". Y los enumera: que ese tramo de vía no tuviera ERTMS sino ASFA, sistema de balizas que informa al maquinista de la situación de la vía y exige que éste se dé por enterado activando un pulsador. En caso de no hacerlo en el tiempo establecido, el equipo activa el frenado automático de emergencia. El trazado en curva y una transición demasiado corta entre un tramo con velocidad máxima permitida de 200 km/h y otro de 80 km/h también "serían factores determinantes".

Y añade que "una vaguada separa la vía del tren de un muro, y ahí quedaron encajonados los vagones... La tragedia no hubiera sido tan grande de haber ocurrido el descarrilamiento en un lugar diáfano", opina.

Respecto a los sistemas de seguridad, Cilleros defiende que el operativo en el tramo del accidente, el ASFA digital, es "seguro y fiable", pero coincide con García Frailes en que la tragedia debe servir para invertir "en tecnología" que evite situaciones con "métodos que te paren inmediatamente el tren".

El fallo humano del maquinista no es descartable. El secretario de UGT asegura que Francisco José Garzón del Amo, el conductor, de 52 años, "no era una persona nueva, sino que conocía el trazado, hacía este recorrido de manera regular desde que fue inaugurado en 2011".

García Frailes ha insistido en que "es un ferroviario con una larga trayectoria en conducción, desde el año 98-2000", al tiempo que ha apuntado que cualquier maquinista para circular por una infraestructura "tiene que conocerla".

El Ministerio de Fomento ha encargado a la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (ciaf), formada por personal de Renfe y Adif, la investigación del accidente que ha causado 80 fallecimientos y más de un centenar de heridos.

El conductor asegura que iba a 190 km/hora

El mismo conductor del tren siniestrado reconoció que iba a una velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una zona limitada a 80 kilómetros por hora, según han informado a Efe fuentes de la investigación. Tras el siniestro mortal, el conductor mantuvo comunicaciones por radio en las que aseguró que iba a mucha mayor velocidad de la que indicaba la curva en la que se produjo el accidente.

El conductor adimitió que iba a una velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una zona limitada a 80 kilómetros por hora Fuentes de la investigación han explicado Efe que, tras el accidente, el conductor del tren admitió también que iba a esta velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una conversación que mantuvo con el delegado del Gobierno en Galicia.

Los maquinistas apoyan a su compañero

El Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf), al que pertenece el maquinista de Santiago, ha transmitido este jueves "su apoyo" al compañero implicado en el accidente del tren Alvia siniestrado anoche.

"Queremos mostrar nuestro apoyo al compañero implicado en este accidente ante la magnitud de este trágico suceso, en el que ha resultado herido leve y ponernos a su disposición para todo aquello que pudiera necesitar", ha expresado el Semaf en un comunicado colgado en su página web.

Los maquinistas han lamentado el "elevado número de víctimas mortales", así como la multitud de heridos de diversa consideración.

En "estos momentos de dolor", el sindicato Semaf también ha transmitido sus "más sinceras condolencias" y su solidaridad a los familiares de las víctimas y ha deseado "una pronta y completa recuperación" a los heridos.