Mick Jagger with Chrissie Shrimpton, 1963
Mick Jagger y la modelo Chrissie Shrimpton © Eric Swayne

"Un mechón de su cabello aún conservo para mí, un mechón de su cabello que por fin encontré", cantaba un Adamo desgarrado allá por los años 70. Romántico, ¿verdad? Ja. Seguro que si la añorada propietaria del mechón  hubiera tenido detrás una legión de fans, sus pelos no seguirían cogiendo polvo en el desván de Adamo, sino que ya habrían sido autentificados, empaquetados y vendidos al mejor postor en Internet.

Por unos pelillos de Michael Jackson pagaron 1.140 libras... y eso que estaban chamuscados Y es que los cabellos de los famosos pueden llegar a costar mucho, mucho dinero. Y no estamos hablando de una gran mata de pelo largo y sedoso como el que se rapó la heroína de Mujercitas para conseguir efectivo para su familia: por unos cuantos pelillos de Michael Jackson alguien llegó a desembolsar 1.140 libras (unos 1.250 euros)... y eso que los cabellos en cuestión estaban completamente chamuscados.

Las últimas muestras capilares que han reportado beneficios pertenecían a Mick Jagger: un comprador anónimo acaba de adquirir un mechón de sus cabellos por 6.000 dólares. El pelo fue presentado en la casa de subastas Bonhams por Chrissie Shrimpton, exnovia del rockero, y colocados dentro de un sobre con el mensaje "El cabello de Mick Jagger tras ser lavado y recortado por Chris en Rose Hill Farm". El objetivo de la subasta era benéfico y el precio final duplicó las estimaciones de Bonhams, que en principio preveía ingresar sólo 3.000.

Los adquieran mitómanos o científicos locos que esperan a que la ciencia avance lo suficiente para clonar a los donantes, lo cierto es que el negocio de los mechones de cabello puede llegar a ser muy lucrativo. Estas son algunas de las celebridades cuyos cabellos han sido entregados sin miramientos al mejor postor:

Valiosas muestras capilares

Elvis Presley. El mercado del pelo de famoso es muy voluble. Prueba de ello la diferencia de precio que hay entre dos mechones de cabello de la misma persona: Elvis Presley. En 2002, un fanático del cantante pagó 115.000 dólares por hacerse con una muestra capilar del Rey del Rock que hasta entonces estaban en poder de Homer Gilleland, peluquero personal del cantante. Sin embargo, siete años más tarde se subastó otro mechón de Elvis cuyo precio sólo alcanzó los 18.300 dólares. Moraleja: si realmente usted está dispuesto a pagar por cabellos de su ídolo, no se engañe a sí mismo pensando que es una buena inversión.

Un mechón de cabellos del Che Guevara cortados por un ex agente de la CIA costaron 100.000 dólares Ernesto 'Che' Guevara. El único que ha estado cerca de hacerle sombra a Elvis Presley en el mundo de la compra-venta capilar es el 'Che' Guevara: un mechón de sus cabellos fue vendido por 100.000 dólares a un librero de Texas en el año 2007. El pelo lo cortó un ex agente de la CIA que ayudó a capturarlo en 1967 y que lo guardó para tener pruebas de su acción.

Michael Jackson. Sus cabellos se han vendido en varios formatos diferentes: pelo chamuscado y bola de pelo. En 2009 se subastaron por 1.140 libras unos cabellos que el artista se quemó en 1984, mientras rodaba un accidentado anuncio de un refresco. Más recientemente, a finales de 2011, una casa de apuestas compró una bola de pelo del Rey del Pop que había sido recogida de la bañera del hotel Carlyle de Nueva York, después de que la estrella la utilizara para bañarse. El casino, que pagó 10.871 dólares por el montón de pelo, ha introducido parte de él dentro de bolas de ruleta que utiliza como reclamo para los mitómanos.

David Bisbal. El cantante renunció a uno de sus característicos ricitos de oro por una buena causa: el hambre infantil en el Sahel. Bisbal se cortó un mechón de sus cabellos y los cedió a una subasta solidaria en favor de Unicef. Una joven fan mexicana consiguió hacerse con el pelo tras desembolsar 1.080 euros.

Justin Bieber. Al igual que nuestro Bisbal, el canadiense Justin Bieber también le metió un tijeretazo a una de sus señas de identidad más características (el flequillo, en su caso) y también donó lo conseguido a una ONG. Su mechón, eso sí, alcanzó una cifra sensiblemente mayor: 40.000 dólares, presumiblemente desembolsados por alguna fan enfervorecida.

Una casa de subastas aspiraba a conseguir 150.000 dólares por pelos de Napoleón, pero la puja se quedó en 13.000 Napoleón Bonaparte. En 2010 se subastó por 13.217 dólares un mechón de pelo del emperador francés. Los cabellos habían estado en poder del descendiente de un oficial británico que acompañó al francés en sus últimos días y consiguió guardar algunos de sus cabellos. La casa de subastas neozelandesa Art+Objet aspiraba a conseguir 150.000 dólares por los cabellos napoleónicos debido a su valor histórico, pero estos finalmente no dieron tanto de sí.

John Lenon. Si es usted el peluquero de algún famoso, tenga siempre presente el refrán de que Quien guarda, halla. Eso hizo la peluquera de los Beatles, Bettiy Glasow, y miren qué bien le fue: se guardó en su día un mechón de pelo de John Lennon y en 2008 se embolsó 48.000 dólares vendiéndoselo al mejor postor.