Egipto
Varios soldados permanecen cerca del palacio presidencial egipcio, en El Cairo. KHALED / EFE

La Unión Europea (UE) pidió este jueves a los militares que han derrocado al hasta ahora presidente de Egipto, Mohamed Morsi, que respeten sus derechos, al tiempo que aseguró que nunca está a favor de una intervención militar en la política.

"Estamos intentando aclarar dónde se encuentra y lo que ha pasado con él. Quisiera subrayar que todos los principios de derechos humanos deben ser respetados siempre, al igual que cualquier proceso jurídico debe siempre estar en línea con los estándares internacionales", señaló Michael Mann, el portavoz de la alta representante para la política exterior de la UE.

No estamos a favor de una intervención militar en la política El portavoz evitó aclarar si la UE considera lo ocurrido un golpe de Estado o si reconocerá como legítimo al nuevo presidente interino de Egipto, Adli Mansur, pero recalcó que "por supuesto no estamos a favor de una intervención militar en la política".

Al mismo tiempo, consideró "interesante que el Ejército dijese que lo hizo para evitar un derramamiento de sangre" y que "hubiese una amplia coalición" respaldando su anuncio.

Insistió en que para la UE la prioridad es "evitar la violencia" e impulsar un regreso "al proceso democrático cuanto antes". "Negociaremos con cualquiera que podamos en Egipto para lograr eso", subrayó Mann.

Por el momento, la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, ha hablado con el líder opositor Mohamed el Baradei, y el representante europeo para el Norte de África, el español Bernardino León, está en El Cairo para reunirse "con todas las partes".

La Unión Europea evitó e nuevo calificar lo sucedido en Egipto como un golpe de Estado y se limitó a señalar que se trata de "un momento difícil en la transición a la democracia" en el país, según el portavoz de Ashton.

"Lo más importante es que todas las partes en Egipto mantengan la calma, empiecen el diálogo y, sobre todo, retomen el proceso democrático cuanto antes", señaló Mann.

Retomar la democracia

La alta representante europea ya había señalado en un comunicado que lo principal es que Egipto retome rápidamente la senda de la democracia, con la "celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias limpias y justas y la aprobación de una constitución" en un proceso "incluyente".

Además, la UE señaló que mantendrá el apoyo económico ofrecido a Egipto a pesar de la crisis política en el país, aunque como estaba previsto las cantidades dependerán de los progresos hacia la democracia.

Por su parte, la presidencia de turno lituana expresó su "preocupación" por los acontecimientos en Egipto y urgió a todas las partes a "evitar la violencia y comprometerse totalmente con un proceso democrático", señaló el ministro de Exteriores, Linas Antanas Linkevicius.

Rasmussen solicita calma y diálogo

Por otra parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, pidió este calma y diálogo a todos en Egipto y llamó a restaurar un gobierno civil "lo antes posible", al tiempo que evitó calificar de golpe de Estado la destitución del presidente Mohamed Morsi.

"No creo que lo más importante ahora mismo sea una discusión teórica sobre lo ocurrido, sobre si es un golpe o no", señaló Rasmussen al ser preguntado en una conferencia de prensa.

El político danés subrayó que la clave es "encontrar soluciones" que permitan volver cuanto antes a la senda democrática y a instaurar un "gobierno civil incluyente lo antes posible".

Rasmussen se declaró "gravemente preocupado" por la situación en Egipto y por las informaciones sobre ataques y muertes en las calles, por lo que llamó "a todos a ejercer moderación y evitar la violencia" y a "respetar los derechos humanos".

Además, consideró "vital" que en "estos momentos críticos" todas las partes trabajen juntas para "reforzar la democracia"