Plaza Tahrir
Vista general del aspecto de la plaza Tahrir de El Cairo, en el aniversario Morsi como presidente egipcio. EFE

Decenas de miles de personas —200.000, según la agencia Reuters— se han congregado este domingo en la plaza Tahrir de El Cairo para pedir la renuncia del presidente de Egipto, Mohamed Morsi, mientras que numerosas marchas han llegado de otras zonas de la capital.

Algunas de las marchas, que oficialmente empezaron a las cuatro de la tarde, hora local —la misma hora en España peninsular—, llegaron a la céntrica plaza, donde los manifestantes ondeaban banderas egipcias y portaban pancartas en las que está escrita la palabra 'Erhal' (Vete), en alusión al presidente islamista.

El ejército y la policía se han desplegado en las principales instituciones y puntos estratégicos del país para mantener la seguridad Grupos de voluntarios y policía han controlado los accesos a Tahrir para evitar que hubiera personas que se infiltren con armas y objetos punzantes, al tiempo que otras marchas se han dirigido hacia el palacio presidencial de Itihadiya, en el barrio de Heliópolis.

Varios helicópteros militares sobrevolaron Tahrir, que ha vivido un ambiente pacífico, mientras el ejército y la policía se han desplegado en las principales instituciones y puntos estratégicos del país para mantener la seguridad.

Seis fallecidos y más de 600 heridos

Siete personas han perdido la vida durante las protestas de este domingo.

Cinco manifestantes han sido asesinados en la ciudad de Asiut, al sur de El Cairo, en una nueva agresión contra los manfiestantes concentrados desde este domingo para exigir la dimisión del presidente Mohamed Morsi. Este mismo domingo ha muerto otro manifestante en Beni Suef, también en el Alto Egipto, en un ataque de individuos armados, supuestamente islamistas.

En Asiut los manifestantes fallecidos participaban en una de las concentraciones contra Morsi cuando fueron atacados por individuos no identificados cerca de la sede para el Alto Egipto del Partido Libertad y Justicia, brazo político de los Hermanos Musulmanes de Mursi, informa el diario estatal Al Ahram, que cita al jefe de la seguridad de la ciudad, el general Abou el Qassem Abou el Deif.

Uno de los fallecidos, Abanob Atef, falleció debido a una herida de bala en la cabeza, por un disparo efectuado por un individuo que se desplazaba en motocicleta, según Al Ahram. Otras ocho personas, incluido un policía, han resultado heridas en el mismo ataque.

El ministro de Sanidad egipcio, Mohamed Hamed, ha confirmado la muerte de un manifestante en Beni Suef y ha revelado su identidad: Ammar Gouda, de 25 años.

Además, Hamed ha informado de que 613 personas han sido atendidas en hospitales de todo el país. Muchos de los atendidos han sufrido percances debido al calor y a los tumultos, más que incidentes violentos.

Morsi llama al "diálogo"

La Presidencia de Egipto destacó que "el diálogo es la única vía" para salir de la crisis que vive el país. En una rueda de prensa, el portavoz de la Presidencia, Ihab Fahmi, afirmó que Morsi está dispuesto a dialogar, ya que esa "es la única vía de conseguir un acuerdo nacional" que permita superar las diferencias.

"No hay ninguna medida que tomar aparte del diálogo. No hay otra alternativa para llegar a una reconciliación nacional verdadera", subrayó Fahmi, en referencia a los pasos necesarios para calmar la situación.

Consideró que el respeto a las distintas opiniones "es un rasgo de la democracia" y pidió a los egipcios mantener la calma, participar pacíficamente en las marchas y unirse "contra los intentos de discordia".

Fahmi negó que haya cambios en el Gobierno del primer ministro egipcio, Hisham Qandil, o un hipotético traspaso del poder a las fuerzas armadas. "El único papel del ejército egipcio es proteger las fronteras del país y sus instituciones vitales", añadió el portavoz, quien desmintió que los militares hayan intentado mediar para conseguir un diálogo entre la Presidencia y las fuerzas políticas.

Detenciones

Según la agencia oficial de noticias Mena, al menos 46 personas armadas fueron arrestadas este domingo en El Cairo y la vecina provincia de Guiza, y otra en la ciudad mediterránea de Alejandría que supuestamente vendía botellas de agua contaminada entre los manifestantes.

Además, la policía egipcia detuvo este domingo a 17 hombres armados cuando se dirigían hacia la manifestación en favor del presidente egipcio, Mohamed Morsi, también en El Cairo, informaron fuentes de seguridad, que añadieron que se han interceptado grandes cantidades de armas a personas que se dirigían hacia esa manifestación.

Los convocantes

Las protestas han sido convocadas por 'Tamarrud', que integra miembros de formaciones opositoras

El movimiento opositor 6 de Abril, uno de los gérmenes de la revolución contra Hosni Mubarak en 2011, anunció su mapa de marchas y concentraciones en las distintas provincias del país.

Las protestas de este domingo han sido convocadas por la campaña denominada 'Tamarrud' (rebelión), compuesta por miembros de distintas formaciones opositoras, y que tenía el fin de recoger un número de firmas contra Morsi superior a los 13 millones de votos que el presidente recibió en las elecciones presidenciales.

'Tamarrud' anunció este viernes, en una rueda de prensa, haber conseguido más de 22 millones de firmas que piden la dimisión del presidente egipcio.

Primer año de Morsi en el poder

Las protestas coinciden con el primer año en el poder de Morsi. El aniversario llega con un claro descontento político y social que lo han puesto en el ojo del huracán por parte de los opositores, quienes exigen su renuncia y elecciones anticipadas.

Hace un año, tras imponerse en la segunda ronda a Ahmed Shafiq, ex primer ministro del régimen de Hosni Mubarak, el islamista juraba su cargo "considerando los intereses del pueblo de manera total".

Ahora, frente a quienes le critican por seguir los dictados de los Hermanos Musulmanes (grupo en el que militó hasta acceder a la Presidencia), él defiende su legitimidad y el juego democrático.