El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, anunció este viernes la subida de impuestos especiales al alcohol y el tabaco en una medida que permitirá recaudar aproximadamente 700 millones de euros anuales. En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, aseguró que subían los gravámenes de la tributación de consumos especiales "que se deducían de la presentación de estabilidad".

El Gobierno cree que la subida de impuestos al alcohol no va a perjudicar a la hostelería de gran consumo

De este modo, subirá un 10% el impuesto que grava las bebidas espirituosas, que pasará de 8,30 euros por litro de alcohol puro a 9,3 euros el litro, lo que supone un incremento de 83 céntimos. Sin embargo, fuentes de Hacienda no se atreven a hacer cálculos sobre la repercusión para el consumidor final porque cada bebida tiene una tributación distinta. En cualquier caso, esta subida no afectará al vino ni a la cerveza por lo que el Gobierno considera que no va a perjudicar a la hostelería de gran consumo.

La Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) rechaza "de manera frontal" la subida del 10% de los impuestos especiales al sector al considerarla "injustificada", "discriminatoria", partidaria y "desastrosa",  y que perjudicará a su juicio al turismo y destruirá 35.000 empleos. En un comunicado, ha considerado que es una medida "irresponsable y poco meditada", que no conseguirá aumentar la recaudación pero castigará "de forma exclusiva" a una industria compuesta en un 80 % por pequeñas y medianas empresas familiares, que acumula una caída del 40 % en los últimos años.

La subida de precios entra en vigor desde este domingo, recoge el BOE.

También el tabaco de liar

El tabaco también sufrirá un incremento impositivo que supondrá un encarecimiento medio de 15 céntimos por cajetilla de tabaco desde este sábado, y la picadura de liar subirá en una mayor proporción que los cigarrillos. Tras el cambio y tal y como han confirmado fuentes de Hacienda, subirán más los precios de las cajetillas de tabaco que ahora resultan más baratas y menos las más caras.

Se reduce la brecha fiscal entre cigarrillo y picaduraLos cigarrillos están gravados por tres impuestos especiales. Se eleva el tipo de 19,1 euros a 24,1 euros por cada mil cigarrillos y se reduce el tipo 'ad valorem' del 53,1% al 51% mientras que el impuesto mínimo pasa de 123,97 euros a 128,65 euros por cada mil cigarrillos.

En el caso de la picadura de liar, también se rebalancea su estructura fiscal. El tipo 'ad valorem' queda inalterado, mientras que el específico pasa de 8 euros a 22 euros por cada kilo, mientras que la fiscalidad mínima sube del 68,5% al 75%, con lo que se reduce la brecha fiscal entre cigarrillo y picadura.

Hosteleros y cerveceros, aliviados

La Federación Española de Hostelería (FEHR) y Cerveceros de España ha valorado que la subida de impuestos anunciada no se aplique sobre las bebidas más consumidas en este sector como la propia cerveza, el vino o la sidra. Asimismo, han considerado "estratégica" la decisión de mantener dentro del tipo reducido el IVA en hostelería.

Los ingresos fiscales de bebidas fermentadas ascienden a casi 5.000 millones 

En un comunicado conjunto han apuntado que ninguna subida de impuestos al consumo es positiva, pero que entienden que con esta medida el Gobierno "está garantizando el mantenimiento de los tipos que soportan la cerveza, el vino y resto de bebidas fermentadas", cuyos ingresos fiscales ascienden a casi 5.000 millones de euros en términos globales. "En estos momentos, resulta clave el mantenimiento del consumo, de los puestos de trabajo y de la recaudación por IVA e IRPF que se genera en hostelería por estas bebidas", han puntualizado.

El Gobierno, en una "espiral diabólica"

El presidente de la Unión de Estaqueros, Mario Espejo, ha asegurado a que la subida de impuestos pone al tabaco en una "espiral diabólica", porque con cada subida se empuja a una parte de la población con menor capacidad adquisitiva a acudir al mercado ilegal. Espejo ha subrayado que, desde diciembre de 2010, los impuestos del tabaco se han subido en cinco ocasiones, una situación que, según ha asegurado, no saben "donde va a terminar". "El Gobierno quiere recaudar más, y sube los impuestos, pero cuando lo hace empuja a diferentes capas población con menor recursos económicos al mercado ilegal", ha insistido.