Ya acumula 55 años de cárcel. La Audiencia Provincial de Málaga condenó ayer a 19 años de prisión al británico Tony Alexander King por el asesinato de la joven de Mijas Rocío Wannikhof en 1999. Además, tendrá que pagar una indemnización de 210.000 euros a la madre de la víctima, Alicia Hornos, y otros 42.000 euros a los dos hermanos de la joven.

La sentencia se hizo pública ayer, ocho días después de que un jurado popular declarase a King culpable del crimen. Rocío murió tras recibir ocho puñaladas en la espalda y una en el pecho en un descampado de La Cala de Mijas. El juez ha considerado como agravante que el crimen se ejecutara en un lugar solitario.

En el fallo, el magistrado recuerda la tesis del jurado de que el condenado «no actuó solo, sino en compañía al menos de dos personas, a pesar de que le atribuye la autoría fundamental de este crimen» al británico.

El juez relata en la sentencia que King, en compañía de otras personas que habían estado presentes en el crimen «y que han quedado indeterminadas», arrastró el cuerpo por un terraplén hasta depositarlo en  una explanada.

Finalmente, King no padece ninguna enfermedad psíquica, sino un trastorno de conducta que le priva de todo sentimiento de piedad y arrepentimiento, según el magistrado.

Antes fue estrangulador

Tony Alexander King suma 55 años de cárcel por los asesinatos de Rocío Wanninkhof, en 1999, y Sonia Carabantes, en 2003. En 1986, fue encarcelado por intentar estrangular a cinco mujeres en el Reino Unido. Tenía 19 años. Salió libre en 1991.

Las tres condenas

1999, mata a Rocío: Ayer se dictó sentencia. En 2001 se declaró culpable
a Dolores Vázquez, ex pareja de la madre de la víctima, luego exonerada.

2001, intento de violación: A una joven de Benalmádena. Condena: siete años de prisión.

2003, mata a Sonia: En la noche del 14 de agosto, Sonia Carabantes volvía de la feria de Coín, su pueblo. La sentencia se dictó en noviembre de 2005. Condena: 36 años.