Ibex-35
El principal indicador de la Bolsa española, el Ibex-35. EFE

La Bolsa española ha bajado este viernes el 1,56% y ha marcado el mínimo anual de cierre en 7.700,20 puntos, afectada todavía por la retirada de los estímulos monetarios de la Reserva Federal, por el vencimiento de futuros, por la caída de las materias primas y la crisis de gobierno en Grecia.

La prima de riesgo se mantuvo en 319 puntos básicos y el índice de referencia de la Bolsa española, el Ibex-35, cedió 121,90 puntos, el 1,56%, hasta 7.700,20 puntos. En la tercera peor semana cae el 4,59% y las pérdidas acumuladas este año ascienden al 5,72%.

En Europa, con el euro en 1,311 dólares, Milán perdió el 1,89%, Milán perdió el 1,89%; Fráncfort, el 1,76%; el índice Euro Stoxx 50, el 1,43%; París, el 1,11%, y Londres, el 0,7%. La caída del 2,3%de Wall Street en la víspera, la mayor del año, no impedía que la bolsa española empezara la jornada con pequeñas ganancias, alrededor del 0,5%.

El Eurogrupo aprobaba este jueves las normas para la recapitalización directa de la banca y Oracle publicaba malos resultados. La reducción de la prima de riesgo (después de subir en la apertura, bajaba a 311 puntos básicos, ocho menos que en la víspera, y el rendimiento del bono bajaba al 4,8%) y el alza de Tokio (1,7%alza) servían para enjugar la bajada de la víspera en el mercado nacional, la segunda en cuantía del ejercicio.

Después de pasar dos horas oscilando sobre los precios de cierre del jueves, la bolsa española repuntaba y se acercaba a 7.900 puntos de la mano de los mercados europeos y del impulso de los futuros sobre los índices Euro Stoxx 50 y Dax, previo a su vencimiento.

Afectada por Grecia y Wall Street

Los datos de la balanza por cuenta corriente de la zona euro y la recuperación del precio de las materias (el Brent subía hasta 103 dólares) ayudaban al avance.
Tras el episodio del vencimiento de los futuros se conocía que la izquierda moderada griega (Dimar) abandonaba el Gobierno tripartito, lo que afectaba a la evolución de la deuda de la periferia europea y truncaba su mejoría.

Una hora antes de la apertura de Wall Street la bolsa se abonaba definitivamente a las pérdidas, en lo que incidía el cambio de tendencia en la cotización de las materias primas (el petróleo Brent pasaba en un par de horas de 103 dólares el barril a 100,5, precio que marcaría al cierre).A pesar de la apertura al alza de Wall Street, el mercado nacional descendía presionado por el vencimiento de futuros y la caída del sector financiero y marcaba a una hora del cierre el mínimo anual durante la sesión en 7.700,10 puntos, precio desconocido desde el comienzo de diciembre de 2012. Tras intentar rebotar, volvía a esos niveles, sobre los que cerraría, mientras el mercado neoyorquino perdía alrededor del 0,3% y empeoraba la prima de riesgo.

Todos los grandes valores bajaron: Inditex, el 2,71%; Iberdrola, el 1,95%; BBVA, el 1,77%; Banco Santander, el 1,45%; Repsol, con el petróleo Brent en 100,5 dólares, el 1,34%, y Telefónica, el 0,07%. FCC comandó las pérdidas de las empresas del IBEX con una bajada del 5,3%, en tanto que Mapfre descendió el 5,24%; Banco Popular se depreció el 4,92%; Caixabank, el 3,41%, y DIA, el 3,09%. Seis compañías del IBEX acabaron el día con ganancias, que lideró Bankinter con un alza del 3,76%, en tanto que Abengoa B se revalorizó el 2,91 por ciento, y OHL, el 0,55%.