La Asociación Comisión Católica Española de Migraciones (ACCEM), dedicada a proporcionar atención y acogida a personas refugiadas e inmigrantes en España y que cuenta en la región con más de 300 trabajadores, ha presentado este miércoles el cómic 'En el punto de mira' para celebrar este jueves, día 20 de junio, el Día Mundial del Refugiado y reconocer la importancia internacional que tiene la protección y el asilo de estas personas.

Así lo ha explicado el representante territorial de ACCEM en Castilla-La Mancha, Braulio Carlés, junto con la directora general de Familia, Menores y Promoción Social, Silvia Valmaña, y la concejala de Bienestar Social, Igualdad y Participación Ciudadana, Ana María Saavedra, quienes han puesto en valor el manifiesto realizado con motivo de este día mundial y que este año se que centra en la petición a Europa de comprometerse con las personas refugiadas.

Carlés ha explicado que este nuevo trabajo hecho por "jóvenes artistas" y que integra "la palabra y el dibujo" trata de sensibilizar a la población en general y responde a la vocación de provocar una concienciación social sobre el problema que sufren más de 43 millones de personas que abandonan su país por sufrir una persecución social, política, religiosa o por sexo.

Este cómic, ha indicado Carlés, cuenta historias que si bien tienen una "cierta invención", también responden a una realidad "muy compleja que parece mentira que existan hoy en día", algo que se refleja, ha añadido, en las 2.565 solicitudes de asilo que España ha tenido en 2012.

Finalmente, el representante territorial de ACCEM ha subrayado que el cómic 'En el punto de mira' debe ser un proyecto "vivo, con fuerza y con actividad" y, para ello, ha recomendado que cuando alguien lo lea "se lo pase a un amigo" y así continuar la cadena.

"colaborador imprescindible"

Por su parte, Valmaña ha afirmado que para la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ACCEM es un "colaborador imprescindible" porque "saben cómo hacer las cosas y las hacen magníficamente" al tratar de ayudar a personas que viven un momento "difícil y de dolor extremo".

Sin ello, ha explicado, el Gobierno regional "no podría en muchas ocasiones llevar a la prácticas" los trabajos sociales como el acogimiento de menores, intentar la emancipación de esos menores desde una situación de protección, trabajos sociales y trabajos con mujeres embarazadas que no tienen recursos. "Difícilmente podríamos hacerlo sin la colaboración de ACCEM", ha valorado.

Asimismo, ha subrayado que ACCEM ha pasado de ser una ONG compuesta por grandes especialistas a convertirse en "grandes actores de acogida y ayuda a los más vulnerables"

"granito de arena"

En la misma línea se ha pronunciado Ana María Saavedra, quien ha subrayado que el Ayuntamiento de Toledo colabora y se adhiere al manifiesto "poniendo un granito de arena" y poniendo en valor la actuación de esta "prestigiosa organización", al tiempo que ha recordado que el edificio del Ayuntamiento se iluminará de color azul, de 21.30 a 00.00 horas para apoyar este día mundial.

"Nos necesitamos unos a otros y tenemos que trabajar en común, porque las organizaciones necesitan de la Administración y la Administración necesita de las organizaciones sociales", ha subrayado.

Desde el Ayuntamiento, ha explicado, "tenemos disposición de trabajar para que nuestros jóvenes no se vayan a otro país, por lo tanto seguiremos apoyando iniciativas como las de ACCEM y a las personas que viven situaciones comprometidas y que no siempre abandonan su país por turismo", ha afirmado.

60

Refugiados en sigüenza

De otro lado, Braulio Carlés ha informado de que en Castilla-La Mancha "el único" centro de refugiados que existe se encuentra en Sigüenza (Guadalajara) y alberga en la actualidad a 60 personas, en su mayoría provinientes de Siria, Mali y Colombia. Asimismo, ha informado de que en total pasan por la región al año "120 refugiados que viven una realidad dura y triste" porque están en peligro "de muerte".

En este centro en el que pueden permanecer de media los refugiados entre ocho y doce meses, se les intenta proporcionar "una vida con dignidad y que puedan rehacer su vida en otro país y en otra cultura", ha dicho.

En este sentido, ha explicado que a pesar de tratarse de un proceso "complejo", en el centro de Sigüenza se les acoge como "si estuvieran en su casa", se les proporcionan clases de español y una formación laboral y cultural, aunque, como ha matizado Carlés se tratan de personas "importantes" en sus países y que por tanto "nosotros nos beneficiamos de ellos sin invertir".

De otro lado, el representante territorial de ACCEM ha comentado que desde la ONG un grupo de abogados estudia el expediente de los refugiados, con el fin de poder conseguir que "vivan como un español más y con autonomía a través del título de refugiado", algo que sólo consigue un 4 por ciento de personas. No obstante, también se les tramitan permisos de residencia y de trabajo, programas de retorno a su país o desplazamientos por causas humanitarias o de guerra.

Consulta aquí más noticias de Toledo.