La crecida del Garona obliga a desalojar a unas 360 personas y corta la N-230 en la Vall d'Aran

  • También ha aumentado el caudal del Noguera Pallaresa y el Noguera Cardós y los embalses de Torrassa y Tavascan están al límite.
  • Protección Civil pide precaución en el entorno de ríos y rieras.
  • La frontera con Francia ha quedado cortada por la inundación de la vía.
  • Unos 4.00 abonados sin luz y 400, sin teléfono y tampoco hay gas.
  • Varias presas situadas en alta montaña rebosan por encima de sus muros.
  • Una osezna muere en Lladorre cuando intentaba cruzar un río crecido.
El río Garona, crecido por la lluvia y el deshielo, ha arrancado el puente de Salardú.
El río Garona, crecido por la lluvia y el deshielo, ha arrancado el puente de Salardú.
MARTA LLUVICH / ACN

La Dirección General de Protección Civil de la Generalitat ha activado este martes el Plan Inuncat en fase de alerta por las intensas lluvias en la Vall d'Aran (Lleida). De hecho, las intensas precipitaciones y el deshielo ya han provocado un aumento en el caudal del río Garona, que ha obligado a evacuar a unas 260 personas de Vielha, Bossòst y Arties. El agua ha derruido varios puentes y casas y corta cuatro carreteras.

El alcalde de este último municipio, César Ruiz-Canela, ha afirmado que "nunca" habían visto "nada igual" y que ya han sido evacuados casi la totalidad de los vecinos del pueblo (200) y trasladados a las zonas de mayor altura. "No tenemos carretera y estamos incomunicados", ha señalado. Además, el caudal y la fuerza del río han derruido los dos puentes de Arties.

"Al caer los puentes ha sido como si sacaras un tapón y la inundación ha bajado bastante. El agua se ha llevado también una casa", ha explicado Roger Marsh, vecino de la parte alta de la localidad quien ha expresado su temor porque el agua podría engullir el depósito de gas que hay cerca de la orilla. "Nunca hemos visto nada igual. Hemos pasado un invierno muy malo con mucha nieve y ahora nos encontramos con esto. Yo creo que no lo habían previsto", ha afirmado

"Tenemos todos los puentes saturados, pedimos a los vecinos que eviten desplazamientos porque toda la circulación interior está seccionada", ha explicado el síndic de Arán, Carles Barrera, quien ha hecho un llamamiento a los vecinos de la comarca para que se pongan a salvo y eviten los desplazamientos en una zona. "El río Garona ya va por donde quiere, ya no tiene lecho", ha añadido el defensor del pueblo aranés, quien ha agregado que miles de vecinos están sin agua, sin luz y sin señal de televisión.

El río se ha desbordado en varios puntos cortando la carretera N-230, que une Vielha con la frontera francesa. La carretera C-28 también está cortada en Naut Aran por el hundimiento de parte de la calzada; la C-147, entre Esterri d'Àneu y Alòs d'Isil, y la C-141, en Bossòst.

Tras la reunirse con el consejo asesor del Plan especial por Inundaciones (Inuncat), el conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha pedido este mediodía a los alcaldes de las comarcas de Vall d'Aran, Alta Ribagorça y Pallars Sobirà que evacuen a los vecinos cercanos al cauce de los ríos ante la previsión de que siga lloviendo intensamente.

Según el director del Servicio Meteorológico de Cataluunya, Oriol Puig, en Vielha se han recogido 112 litros por metro cuadrado desde el lunes a las 14 horas hasta este martes a las 13 horas, y en la Bonaigua 100 por metro cuadrado, lo que confirma "importantes cantidades de lluvia". Las precipitaciones se suman al deshielo tras un invierno con grandes cantidades de nieve, de hasta 400 centímetros.

"Nos consta que los alcaldes ya tienen dispuestos los mecanismos, y nosotros les daremos apoyo logístico", ha dicho el conseller, que ha informado de que Interior ha ofrecido el servicio de Bomberos de la Generalitat, Mossos d'Esquadra, Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y Cruz Roja.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Lleida, Inma Manso, ha ofrecido a la Generalitat la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para trabajar en las poblaciones afectadas por el temporal.

Evacuación de vecinos

Según han informado Protección Civil y los Bomberos de la Generalitat, unas 660 personas han sido evacuadas de la parte baja de los cascos urbanos de dicho municipios hasta otras zonas elevadas de los pueblos, dejando sus casas para refugierse en los domicilios de sus familiares o en el Parador Nacional de Artíes, entre otros.

Asimismo, y de forma preventiva, los equipos de emergencia han evacuado algunos campings de la zona, que presentaban una baja ocupación. Uno de ellos es el camping de Salardú, donde el agua también ha inundado los bajos de algunas casas cercanas al río y se ha llevado una pasarela del centro de la población.

A primera hora de la tarde, se preparó todo para evacuar a unos 400 vecinos de la zona baja de Vielha hacia la zona alta si era necesario. También se están preparando plazas hoteleras y equipamientos públicos en Esterri d'Àneu y Ribera de Cardos.

Sin suministros

Unos 4.000 abonados se han quedado sin suministro eléctrico en la Vall d'Aran, sobretodo en Vielha, y hay unos 400 titulares sin línea telefónica. Además, el Conselh Generau d'Aran ha cortado el suministro de gas y ha recomendado a la población evitar salir de casa, no acercarse a los ríos ni utilizar ascensores, acumular agua potable y tener cargada la batería de sus móviles. También pide evitar hacer actividades de montaña.

Endesa ha activado un Plan Operativo de Emergencia para afrontar los problemas de suministro eléctrico de la Vall d'Aran, según ha informado en un comunicado. Se enviarán los recursos técnicos y humanos necesarios para agilizar la resolución de las incidencias, siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan, especialmente en los accesos a las instalaciones, "hasta ahora imposibilitados en muchos puntos".

Las autoridades también han decidido, por precaución, cerrar los centros educativos de Vielha y anular el transporte escolar en todo el Vall d'Aran. Por el momento no hay daños personales, pero no se descartan más evacuaciones debido a que el río también se está desbordando a su paso por Llavorsí. Una pequeña población, Aidí, ha quedado incomunicado y semiinundado a causa de la confluencia de los ríos Noguera Pallaresa y Noguera de Cardós.

Además, la previsión del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC) es que las lluvias continúen y se intensifiquen el mediodía de este martes, lo que conlleva un aumento del caudal de estos ríos, a lo que se suma que los caudales en embalses como el de Torrassa y Tavascan son "extraordinarios".

El subdirector general de Coordinación y Gestión de Emergencias, Sergio Delgado, ha explicado que la situación es de "alerta" en el Aran porque el caudal de ríos como el Garona, el Noguera Pallaresa —con más de 200 metros cúbicos por segundo— y el Noguera de Cardós sigue aumentando y hay riesgo de desbordamiento. Es por ello que ha pedido precaución en el entorno de ríos y rieras del Aran y se ha elevado el nivel de alerta a emergencia.

La situación podría empeorar pues, según ha explicado Barrera, las empresas eléctricas le han informado de que varias presas situadas en alta montaña rebosan por encima de sus paredes. Ello está incrementando el caudal de los ríos que bajan de la montaña y que "esta aportación inesperada de agua agravará la situación".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento