La Guardia Civil ha culminado la denominada operación 'Roncordia', desarrollada en Málaga y Madrid, con la que se ha logrado desmantelar completamente las dos células o ramas de una organización delictiva supuestamente dedicada a la introducción de cocaína y metanfetamina (speed) por vía aérea, para su posterior distribución. Además, se han intervenido distintas cantidades de droga.

La operación se saldó con 16 detenidos, entre ellos dos auxiliares de Policía Local y la antigua pareja de la llamada 'Reina de Ronda', detenida hace poco más de un año por hechos similares. En total, 13 de los arrestados han ingresado en prisión. Se imputan los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales, así como un delito de robo con violencia e intimidación.

Según han informado desde la benemérita, durante las distintas fases de la explotación, se han practicado siete registros domiciliarios, en las localidades malagueñas de Marbella y Torremolinos; así como en las madrileñas de Arganda del Rey y Nuevo Baztan, donde se encontraban asentados la mayoría de los supuestos miembros de la organización delictiva investigada.

La operación se inició a finales de 2012, a raíz de una investigación efectuada tras un atraco a una joyería, con cuyo botín se pudo averiguar que los atracadores financiaron un viaje a la República Dominicana, con la finalidad de traer a España cocaína, han señalado en un comunicado.

En los meses de enero y febrero de 2013, la Guardia Civil logró desarrollar la primera fase de la operación, identificando a los miembros de este grupo y localizando el lugar donde habían guardado la cocaína. Asimismo, se identificó a la persona que iba a adquirirla ya adulterada.

A través de los tres registros domiciliarios practicados, los investigadores se incautaron de un kilo de cocaína, una prensa hidráulica, sustancia de corte y 10.000 euros en metálico, procediendose a la detención de seis personas, de las cuales cinco de ellas ingresaron en prisión.

Segunda fase

A raíz de la documentación incautada y de los datos obtenidos se inició la segunda fase de la operación, donde fue identificada la segunda célula de este grupo delictivo, compuesta por nueve miembros, la cual se dedicaba a la introducción y distribución de speed, que llegaba a Málaga procedente de Madrid.

Entre abril y mayo tuvo lugar la explotación de esta segunda fase, en la que se practicaron cuatro registros domiciliarios, en los que se incautaron 1.016 gramos de speed ocultos en congeladores, 48 gramos de cocaína, 2.500 euros en metálico y diversa documentación incriminatoria.

Por último, el 21 de mayo se produjo la última detención, con la que se ha dado por concluida la segunda fase y última de la operación, quedando completamente desarticuladas las dos células de este grupo delictivo. Los detenidos tienen edades comprendidas entre los 20 y los 44 años y son de nacionalidad española, salvo uno de nacionalidad belga.

En cuanto al modus operandi, la organización estaba compuesta por un grupo delictivo formado por dos células, perfectamente estructuradas, desde los responsables o cabecillas hasta los encargados de las viviendas —guarderías— en las que se ocultaban las partidas de estupefacientes que, a su vez, habían sido introducidas en España por las personas que hacían de "mulas".

En las viviendas "guarderías" la droga era adulterada —es decir, cortada—, para lo que disponían de prensa, sustancia de corte y demás efectos necesarios para su transformación; para finalmente ser distribuida, según han explicado desde la Guardia Civil en dicho comunicado.

En total, los investigadores se han incautado de un kilogramo de cocaína, 1.017 gramos de metanfetamina o speed, 418 gramos de hachís y 200 envases de rexobol —anabolizantes—. Además, se han intervenidos 14.420 euros en metálico, seis vehículos, una prensa hidráulica para compactar la sustancia estupefaciente adulterada, 350 gramos de sustancia de corte, más de 30 teléfonos móviles, un ordenador portátil y diversa documentación.

Consulta aquí más noticias de Málaga.