El 10 por ciento de los cerca de 155.000 sevillanos que son usuarios de lentillas adquieres sus lentes de contacto en portales de Internet, que no cuentan con el control adecuado, según ha detallado este miércoles el Colegio de Ópticos-Optometristas de Andalucía, entidad que ha advertido de los riesgos para la salud visual que conlleva adquirir estos productos en establecimientos 'online'.

De hecho, desde el Colegio de Ópticos recomiendan a los usuarios de lentes de contacto que las adquieran en ópticas especializadas y homologadas y que acudan a los ópticos-optometristas para obtener una atención y adaptación personalizada.

Además, ha recordado que en 2012 el Consejo de Ministros prohibió la venta de cualquier producto sanitario a través de portales de Internet, según la Ley 29/2006 de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios (art. 2.5), "situación que afecta directamente a las lentes de contacto y a otros artículos del mismo ámbito", han precisado.

A pesar de esta prohibición y de distintas actuaciones que han llevado a cerrar "más de un centenar de portales de venta ilegal de productos sanitarios durante el último año", los ópticos alertan del "aumento incontrolado de páginas no homologadas" que ofrecen un servicio de venta al público y que aprovechan los 'vacíos legales' existentes en otros países, "donde la ley no persigue estas prácticas"-

Según Javier Rodríguez, delegado en Sevilla del Colegio de Ópticos-Optometristas, las personas que compran lentillas por Internet "no tienen en cuenta el riesgo que conlleva para su salud visual", ya que, por lo general, "al realizar su pedido solo tienen presente la graduación y olvidan otros factores como la película lagrimal, la superficie de la córnea, la demanda de oxígeno, la capacidad de enfoque o la coordinación de la visión binocular", entre otros.

El ojo es un órgano en continuo movimiento, que modifica su forma y altera sus parámetros y características con el paso del tiempo. Por ello, estos cambios en los factores solo se pueden diagnosticar con la ayuda de un profesional de la visión, ha recordado.

Del mismo modo, han señalado que las lentes de contacto y los líquidos y soluciones de mantenimiento están incluidos dentro del grupo de productos sanitarios y, como tales, necesitan un control para que llegue al usuario con la calidad óptima.

"Al comprar lentillas a través Internet no tenemos la misma certeza de la procedencia del artículo que si acudimos directamente a una óptica autorizada. En caso de incompatibilidades o anomalías derivadas de una adaptación indebida entre el elemento y el ojo, no contamos con la garantía y los consejos sanitarios que proporciona un especialista como es el óptico-optometrista", ha explicado Rodríguez.

Sin una adaptación adecuada, concluye, el usuario puede sufrir efectos como la aparición de ojos rojos, conjuntivitis, sequedad ocular y falta de oxígeno, que pueden derivar en problemas más graves como infecciones o lesiones oculares.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.