Sofía y Juan Carlos - Enrique Meneses
"Sofía se despide, desde el coche conducido por Juan Carlos, de las enfermeras de la escuela de puericultura de Miteras, en la que había estudiado la futura reina de España" ©  Enrique Meneses

La muerte del torero Manolete, en 1947 en la plaza de toros de Linares, fue el primer suceso que Enrique Meneses (1929-2013) documentó en una crónica. El fotógrafo tenía solamente 17 años. Desde entonces no dejó de producir imágenes y textos sobre los acontecimientos y las noticias que perseguía con un ansia que nunca supo ni quiso calmar.

Fue el único periodista que logró llegar a Sierra Maestra y fotografiar a Fidel Castro y al Che Guevara en plena estrategia para derrocar al gobierno de Batista, recorrió África —donde cubrió la llegada al poder de Nasser en Egipto y la primera guerra del Canal de Suez—, en los EE UU fue testigo de la lucha por los Derechos Civiles, fotografió la Marcha sobre Washington, a Martin Luther King, al presidente Kennedy, al Ku Klux Klan...

Enrique Meneses. La vida de un reportero, de la editorial La Fábrica, es un testamento visual, la primera antología dedicada al fotoperiodista español que supo estar presente en los acontecimientos mundiales más significativos de la segunda mitad del siglo XX. El autor —que trabajó entre otros medios para Paris Match, Time, Life y ABC y para las agencias Fotopress y Delta Press— pasó la vida coleccionando momentos. Sus contactos con los sucesos del mundo no excluían al mundo del espectáculo ni a la realeza: con su cámara capturó la esencia de Dalí, Picasso, Marlon Brando, Paul Newman, Muhammad Ali, João Gilberto, cubrió la boda de los actuales reyes de España, entrevistó al Sah de Persia, documentó Jordania bajo el mandato del rey Hussein...

El libro contiene 176 imágenes entre fotos, recortes de prensa y negativos, que sintetizan una asombrosa carrera. Meneses es el propio comentarista de su obra y junto a cada testimonio visual hay entrecomillados que escribió cuando repasaba la maqueta de la edición en diciembre de 2012, tres semanas antes de morir.

"Soy un joven con muchísimo porvenir"

A pesar de la obstrucción pulmonar que lo hizo depender, durante los últimos 12  años de su vida, de una bombona de oxígeno, permaneció activo hasta el día de su muerte, a la que decía no temer. "Soy un joven con muchísimo porvenir", declaraba sin rastro de estar bromeando en una entrevista grabada en vídeo en noviembre de 2012.

Los políticos están anclados en los sillones de mimbre del Casino Tras cuatro años escribiendo un blog para Periodista Digital, que dejó al sentirse atacado e insultado ("han ensuciado el blog y se han portado como cavernícolas" decía en su última entrada, fechada en 2007), inició su propia bitácora. Allí escribía sus impresiones sobre la actualidad y se implicaba con pasión y criterio en todo aquello en lo que creía, como hizo con el 15-M. "El 15-M estableció extensas listas de cambios que necesita esta sociedad para ir a mejor y descartar lo inútil, injusto y obsoleto. Los dirigentes no les escuchan porque nuestra clase política se quedó anclada en los sillones de mimbre del Casino del pueblo", escribía en una de las últimas actualizaciones, en julio de 2012.