Gaspar Llamazares
Gaspar Llamazares, en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados. Efe

La Mesa del Congreso ha devuelto por segunda vez al diputado de IU Gaspar Llamazares la pregunta escrita que ha dirigido al Gobierno sobre el problema de peso del submarino S-80, por considerar inadecuada su introducción con la cita del fallecido humorista Miguel Gila "de color bien, pero no flota".

La "cortesía no está reñida con el sentido del humor", según LlamazaresLa compañía Navantia anunció a principios de mayo un nuevo retraso en el programa S-80. La compañía detectó algunas desviaciones relacionadas con el balance de pesos del submarino durante una revisión técnica.

Según los datos aportados por Llamazares, el exceso de peso del submarino habría generado un sobrecoste del 21,5% en un programa con un presupuesto de 2.200 millones de euros para cuatro sumergibles.

En su reunión del pasado martes, la Mesa pidió a Llamazares que reformulara su pregunta a este respecto con el argumento de que, si bien la nueva redacción del texto de la misma "se adecúa a la cortesía parlamentaria, no así la introducción", señala el escrito que firma el secretario general de la Cámara, Manuel Alba.

En dicha introducción, el parlamentario de IU escribe: "si el submarino S-80 está bien de color, pero no flota, acabará en el fondo del mar, matarile, rile, rile. Podría el Gobierno regalárselo al enemigo, para que así podamos ganarle la próxima guerra. Ignoramos si ya se ha condecorado al ingeniero-jefe que lo ha diseñado. Hubiera sido deseable que el Gobierno esperara a 2019 para hacer coincidir la botadura con el centenario del nacimiento de Gila".

Algún alto cargo de Defensa debería estar explicando públicamente la naturaleza del problema, afirma Llamazares Llamazares sostiene en su escrito que la "cortesía no está reñida con el sentido del humor" y que la "broma 'pesada' no es la pregunta, sino el fiasco del submarino y sus responsables".

A este respecto, señala que algún alto cargo de Defensa y algún directivo de Navantia, constructor del submarino S-80, "deberían estar explicando públicamente la naturaleza del problema, cómo se solucionará y quiénes son los responsables del esperpento submarino".

La primera vez que la Mesa del Congreso rechazó la pregunta en la que Llamazares comparaba el submarino S-80 y el submarino de Gila fue el pasado 16 de mayo, por no adecuarse a la "cortesía parlamentaria".