El Grupo Popular en el Congreso ha sancionado a la diputada y vicepresidenta primera de la Cámara Celia Villalobos por negarse a votar contra la moción socialista que pedía paralizar la reforma de la Ley de Aborto que prepara el Gobierno. Se le descontarán entre 300 y 400 euros de la próxima nómina.

Villalobos ha considerado normal la multa, porque "si no lo hicieran, no cumplirían su obligación".  "Yo no abro más polémica, yo hago las cosas porque creo que debo hacerlas, pero todo el mundo sabe que después no hago declaraciones ni fomento polémicas", ha añadido este jueves en los pasillos del hemiciclo.

No es la primera vez que la diputada rompe la disciplina de partido. Villalobos ya contaba con al menos dos episodios previos en temas sensibles como el aborto (2009) y el matrimonio homosexual (2005). "No es la primera vez y no pasa nada", ha asegurado. El pasado martes, de hecho, abandonó su escaño cuando estaba interviniendo su compañera de partido Beatriz Escudero.

La intervención de Escudero generó el rechazo generalizado de la oposición y provocó un aluvión de críticas en las redes sociales cuando la diputada del PP aseguró que las mujeres que abortan en España "son las que menos formación tienen" y señaló que hay más mujeres asalariadas que paradas que interrumpen su embarazo por "presión laboral"

Villalobos, que ocupaba su escaño en la mesa presidencial del hemiciclo, se levantó airada cuando escuchaba la intervención de la ponente del PP y abandonó el hemiciclo haciendo aspavientos. En el momento de la votación, y aunque había vuelto a su asiento, se negó a votar en protesta por el discurso de Escudero. El resto del Grupo Popular votó en contra de la moción del PSOE.