José Manuel García-Margallo y Simón Peres
El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (i), conversa con el presidente de Israel, Simón Peres. EFE

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, anunció este martes que la decisión de abrir una oficina consular honoraria en Gaza "está congelada" y añadió que "probablemente" no fuera una "decisión acertada en el tiempo".

García-Margallo hizo el anuncio en una conferencia de prensa tras reunirse durante una hora y media en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en el marco de la gira que realiza estos días por Oriente Medio.

El ministro explicó que durante el encuentro con Netanyahu repasaron las relaciones bilaterales políticas y económicas entre ambos países y reconoció que hubo "acuerdos y desacuerdos".

Israel ya había expresado a España su malestar por la decisión de abrir esa oficina consular en Gaza, que fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 1 de abril. "La decisión de nombrar un cónsul honorario en Gaza está congelada. He admitido que probablemente nos hubiésemos precipitado", destacó el jefe de la diplomacia española.

La decisión de abrir una oficina consular honoraria en Gaza no fue una decisión acertada

El pasado 1 de abril el BOE publicó que España había abierto una oficina consular honoraria en Gaza con el fin de reforzar la presencia del Consulado General español en Jerusalén en esa zona. La oficina tendría categoría de consulado honorario y dependería del Consulado General de España en Jerusalén.

Este martes García-Margallo dijo que habló de ello con Netanyahu y que le trasladó "con absoluta claridad" que "probablemente no haya sido una decisión acertada en el tiempo".

El ministro señaló que comprende lo que los servicios consulares habían planteado por las necesidades de atender a los españoles en Gaza y las dificultades que había para hacerlo desde Jerusalén "en circunstancias difíciles" ya que, incluso, hay momentos en que las comunicaciones telefónicas están interrumpidas.

En este sentido, García-Margallo admitió que la decisión está "congelada" y que "probablemente" se han "precipitado" al no tener en cuenta "todas las consideraciones".

Sin embargo, el ministro apuntó que el Gobierno español "no se ha equivocado" al votar en la ONU el pasado 29 de noviembre a favor de reconocer a Palestina como estado no miembro de la organización y la concesión del estatus de observador.

Subrayó además que España "tampoco se equivocó" hace unos días al pedir, junto con otros doce países comunitarios, que la Unión Europea disponga de un etiquetado especial para los productos procedentes de asentamientos israelíes que los Veintisiete consideran ilegales con el fin de que los consumidores puedan distinguirlos del resto.

En este sentido, explicó que en la reunión con Netanyahu hubo un "diálogo franco y directo" en el que "ha habido discrepancias".

Futuras colaboraciones entre España e Israel

El ministro español y el jefe del Gobierno israelí hablaron también de la posibilidad de que empresas españolas colaboren en el desarrollo de infraestructuras en Israel.

Margallo recordó que en diciembre del año pasado la ministra española de Fomento, Ana Pastor, fue la encargada de abrir la puerta a que empresas españolas puedan participar en los grandes proyectos que Israel sacará a concurso próximamente en materia de infraestructuras, con un coste de más de 10.000 millones de euros.

Ampliación de puertos, electrificación de líneas ferroviarias, nuevas carreteras, túneles y hasta la construcción de una línea mixta de tren de alta velocidad entre los mares Mediterráneo y Rojo son algunos de los proyectos a los que aspirarán.

Preguntado por si cree que las empresas españolas tienen posibilidades de participar en estos proyectos -como en el tren de alta velocidad que unirá Tel Aviv y Eilat-, aseguró que no tiene la menor duda de que tienen las mismas o más posibilidades que sus competidoras.

Las empresas españolas participarán en los futuros grandes proyectos de Israel

García-Margallo también habló con Netanyahu de la actualidad internacional y de la "enorme preocupación" que ambos países comparten por la seguridad de Israel.

"La política española en esta región del mundo y en concreto con Israel es garantizar su seguridad. El compromiso con la seguridad de Israel complementado con la viabilidad de Palestina", señaló.

Explicó que dentro de ese capítulo de seguridad el riesgo más importante es Irán y luego Siria y, en este sentido, ambos coincidieron en que España está haciendo "todos los esfuerzos posibles para evitar una militarización nuclear de Irán".

"Estamos haciendo todo lo posible para resolver la crisis siria cuanto antes. Compartimos que cuanto más dure el conflicto más difícil será la solución y más riesgos habrá para el día después", añadió el jefe de la diplomacia española.

García-Margallo y Netanyahu acordaron mantener "un diálogo si cabe más fluido que el tenido hasta ahora". El ministro español, que en la noche del martes viajará a Beirut, visitó el Museo del Holocausto de Jerusalén (Yad Vashem), en el que realizó una ofrenda floral en recuerdo a las víctimas.