La Xunta está "a la espera" de que Francia confirme a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) que la causa de la alerta generada por mejillón en el país galo es la presencia de microorganismos patógenos, y no por biotoxinas.

Este cambio en el origen lo hizo constar Francia en el sistema de alertas alimentarias de la Unión Europea y fue detectado este jueves por la Administración gallega.

El Gobierno autonómico también está pendiente de que las autoridades francesas remitan las analíticas que han hecho para determinar el origen de esa supuesta toxicidad.

Galicia está "tranquila" y "convencida" de que se hicieron "bien todos los controles que había que hacer" y de que se adoptaron "todas las medidas administrativas que había que adoptar". Así lo ha reiterado este viernes la conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana.

Después de que Francia modificase el criterio sobre el origen de la alerta alimentaria por consumo de mejillón, la conselleira ha insistido en que "desde el 25 de marzo hasta el 1 de abril" fueron "más de 2 millones de kilos" los que salieron de aguas gallegas y se comercializaron en Francia, Italia, Valencia, Canarias y Baleares, "y no hubo ningún tipo de problema en ningún mejillón que llevó la trazabilidad correcta desde su origen a su destino".

Orgullosos "como gallegos"

"Como gallegos, debemos sentirnos orgullosos de cómo se está trabajando en Galicia", ha proclamado, antes de añadir que "la mejor ayuda que se le puede brindar al sector y a los consumidores" es la puesta en valor del buen funcionamiento del Intecmar.

Instituto que, de hecho, este viernes, mantiene cerrado prácticamente el 100% de los polígonos de bateas de las rías gallegas por la presencia de toxinas. Solo siguen abiertos a la extracción de mejillón los dos polígonos de Sada en la ría de Ares-Betanzos.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.