Anna Simó
La portavoz y diputada de ERC, Anna Simó, en rueda de prensa, este lunes. PAU FERNÁNDEZ/ACN

La portavoz de ERC, Anna Simó, ha afirmado este lunes que su partido detectó ataques a su sistema informático a partir de 2009 y que el partido decidió incrementar la seguridad informática a partir de 2011. La portavoz republicana ha vinculado estos ataques a presuntos encargos del CNI.

El CNI pone los tentáculos en todas partesSimó ha confirmado que contrataron los servicios de una empresa externa en la que trabajaba Matías Bevilacqua que, según publica Interviu, ejerció de agente del CNI en ERC en el 2010.

"El CNI pone los tentáculos en todas partes", ha asegurado Simó, que desconoce si Bevilacqua tiene ninguna relación con la inteligencia española, pero ha asegurado que "nunca" puso sus pies en la sede nacional de Esquerra.

"No sabemos si es atribuible o no", ha declarado la portavoz de ERC, Anna Simó, refiriéndose al posible vínculo entre Matías Belivacqua y los ataques a los servicios informáticos a los republicanos.

Un posible infiltrado

El supuesto agente del CNI trabajó para ERC durante el 2010 por encargo de la Fundación Josep Irla para colaborar en el despido de uno de sus empleados, según publica este lunes la citada revista.

En todo caso, los ataques informáticos que recibió Esquerra durante el 2009 -y que obligaron a aumentar la seguridad informática del partido- pueden tener, según Simó, el sello del CNI. La portavoz de ERC ha relacionado estos ataques a "la agenda secreta" del Gobierno central para parar el proceso soberanista.

Simó ha afirmado que lucharán contra cualquier intento de aquellos que quieren "abortar" dicho proceso. "Esta es la batalla que todos los partidos políticos recibiremos, especialmente los que estamos involucrados en el proceso para la independencia", ha remachado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.