Luis de Guindos
El ministro español de Economía, Luis de Guindos (c), conversa con los ministros de Finanzas francés, Pierre Moscovici (izq), y griego, Yannis Stournaras (dcha), durante su participación en una reunión informal de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea en Dublín (Irlanda). EFE

El Estado miembro que solicite la recapitalización directa de sus bancos con problemas deberá poner capital antes de que intervenga el fondo de rescate (MEDE) hasta alcanzar una ratio mínima del 4,5%. Si se necesitan más fondos, el país beneficiario tendrá que asumir además el 10% de inversión, mientras que el MEDE aportará el 90%, según ha explicado el ministro de Economía, Luis de Guindos.

El objetivo de esta medida, exigida por países como Alemania, es evitar que los beneficiarios del MEDE se desentiendan de los problemas de sus entidades. Al mismo tiempo, se descafeínan los efectos de la recapitalización directa, cuyo objetivo es precisamente romper el vínculo entre deuda bancaria y deuda soberana.

Guindos ha explicado que el primer paso será someter al banco en cuestión a un test de estrés para averiguar sus necesidades de capital. Si en el escenario estresado el banco no alcanza una ratio mínima de capital de máxima calidad del 4,5%, el Estado miembro en cuestión tendrá que poner de entrada la diferencia. "A partir de ahí, ya técnicamente se han cubierto los activos tóxicos heredados", ha apuntado.

Del capital restante necesario, el MEDE pondrá el 90% y el país beneficiario el 10% restante. No obstante, el acuerdo está sujeto a una cláusula de revisión porque "a medida que vaya habiendo más bancos que están bajo la supervisión del Banco Central Europeo las aportaciones del Estado se irán reduciendo", ha señalado el ministro de Economía.

"Aunque todavía no se ha cerrado todos los flecos que quedan pendientes, sí hay un acuerdo más o menos general sobre lo que tiene que ser el instrumento de recapitalización directa y cómo deben contribuir los diferentes Estados miembros a la hora de recapitalizar los bancos", ha resaltado.

Guindos ha anunciado que en el Eurogrupo de mayo habrá una "discusión en profundidad" sobre la unión bancaria y ha considerado imprescindibles los avances en este campo para reducir los diferenciales de tipos de interés que pagan las empresas españolas respecto a sus rivales de otros Estados miembros.