Madrid Arena
Un coche de la Policía Nacional y tres agentes de la Policía Local de Madrid patrullan en los alrededores del Madrid Arena. EFE

El jefe de Operaciones de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), José Ruiz Ayuso, ha asegurado este martes que avisó a su superior inmediato, el coordinador de Proyectos de Madridec, Francisco del Amo, que había más barras de lo previsto en la pista central antes de la fiesta de Halloween en el Madrid Arena. Estas barras eran las que bloqueaban las salidas de los vomitorios, lo que propició, posteriormente, la avalancha humana que acabó con lavida de cinco jóvenes.

Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Langdon, una de las víctimas de la tragedia, lo ha adelantado a los periodistas durante un receso de la declaración de Ruiz Ayuso como imputado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, que investiga los hechos sucedidos en el Madrid Arena el pasado 1 de noviembre.

Asegura que era Seguriber quien tendría que haber llamado al SamurRuiz Ayuso ha explicado que trasladó a Del Amo que los planos hechos por Madrid Espacios y Congresos no coincidían con lo instalado antes del evento, según María José Siñeriz, la letrada de la familia de otra de las víctimas.  El técnico de Operaciones de Madrid Espacios y Congresos también ha señalado a Francisco del Amo como el máximo responsable de la empresa municipal en el evento. Además,  ha detallado en la inspección de las instalaciones que llevó a cabo la Delegación del Gobierno en Madrid antes de la fiesta estaban presentes Del Amo y el coordinador de seguridad de Madrid Espacios y Congresos, Jorge Rodríguez Caamaño.

Ruiz Ayuso ha dicho que antes de la inspección del recinto por parte de la Delegación del Gobierno en Madrid, le dijo a Francisco del Amo que ni las barras, ni el "túnel del terror" para celebrar Halloween, ni los tamaños de los roperos cumplían con el plano que había mandado la empresa organizadora del evento, Diviertt, hecho por el arquitecto Javier Martínez. Según Ayuso, cuando le trasladó a Del Amo el problema, éste le dijo que no tenían "ninguna importancia", aunque era "vital y trascendente para el cálculo del aforo".

Según Abdón Núñez, calcular el número y los metros cuadrados que ocupaban estas barras "resulta complicado", puesto que se trata de instalaciones modulares, aunque ha afirmado que el espacio que quitaban para el aforo era "muchísimo". "Tanto el número de barras colocadas, como el tamaño que ocupaban, fue mucho mayor del indicado", ha explicado.

Ayuso, al ser preguntado sobre por qué no avisó al Samur del suceso, ha precisado que, en caso de emergencia, hay un protocolo de actuación en el pabellón y que, en un cuarto a cargo de un trabajador de Seguriber, la empresa de seguridad contratada para el evento, hay un teléfono directo desde el que se podría haber llamado al Samur.

Un cargo de confianza de Flores fue el que mandó abrir el portón del muelle de cargaAyuso era el encargado de Madridec la noche que se celebró la fiesta de Halloween, tal y como han declarado varios de los responsables de esta empresa durante sus comparecencias judiciales, como el exconsejero delegado José Ángel Rivero

Al ser preguntado por su cualificación, Ayuso ha dicho que es fontanero, que lleva diez años trabajando en Madridec y que no tiene ninguna formación específica en emergencias.  También ha apuntado que la empresa Kontrol 34 no llevó a cabo su labor de controlar el aforo y la distribución y ha identificado "sin ningún género de dudas" al director de Diviertt, Santiago Rojo -a quien las acusaciones particulares consideran el "brazo derecho" del promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, en el evento-, como la persona que dio la orden de abrir el portón del muelle de carga por el que entraron más de 2.000 personas a la fiesta, lo cual, según su testimonio, fue una "barbaridad".

Los abogados de las víctimas han calificado de "sincero y humano" el tono de la declaración de Ruiz Ayuso, a quien se le han llenado los ojos de lágrimas al recordar las imágenes de las víctimas en la enfermería del pabellón la noche de los hechos.

El juez del caso interrogará mañana, tras un visionado de imágenes de la enfermería, al representante de Kontrol 34, Carlos Manzanares, por segunda vez, y al doctor Carlos Viñals, uno de los encargados de la asistencia médica en el evento.

Delegación y Ayuntamiento niegan las "discrepancias"

Por otro lado, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el delegado madrileño de Seguridad, Enrique Núñez, han negado este martes que exista "ninguna pelea ni ninguna discrepancia", en palabras de la representante gubernativa, sobre lo ocurrido la noche de la tragedia del Madrid Arena. Cifuentes ha ido un poco más allá al afirmar que "cada cuerpo actuó de acuerdo a sus competencias" y decir: "yo respondo por el Cuerpo Nacional de Policía".

Respecto a las competencias, ha indicado que entre las de la Policía Nacional no están vigilar el aforo en un espectáculo privado en un espacio municipal. Por su parte, Núñez ha puesto como ejemplo de la colaboración que hubo aquella noche que, gracias a ella, "desde que se activan los servicios de seguridad y emergencias y las fuerzas de seguridad entran en el Arena, no se produjo una catástrofe mayor de la que ocurrió".

Consulta aquí más noticias de Madrid.