Ciudad de la Cultura
La Ciudad de la Cultura, ubicada en el monte Gaiás de Santiago de Compostela. EFE

La crisis ha detenido en seco el proyecto inicial de la Ciudad de la Cultura, de forma que el complejo ubicado en el monte Gaiás de Santiago no siga consumiendo millones del erario público, una circunstancia que la oposición ha aprovechado para exigir diálogo al Gobierno gallego y redefinir el proyecto.

La semana pasada, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ratificó públicamente la paralización definitiva de los dos edificios que quedan por levantar (Centro Internacional de Arte y Centro de la Música y de las Artes Escénicas), una vez que el Parlamento aprobó una moción del BNG para que se inicien los trámites y se interrumpa el proyecto.

Ahora queda por saber en qué plazos el Gobierno autonómico cumplirá este mandato parlamentario y, lo que es si cabe más importante, qué coste va a suponer para las arcas públicas.

En principio, las negociaciones y los trámites con las empresas constructoras concesionarias comenzarán "de inmediato", como reconoció esta misma semana en el Parlamento el director xeral de Cultura, Anxo Lorenzo.

El nacimiento del proyecto

La Ciudad de la Cultura es un proyecto diseñado por el arquitecto estadounidense Peter Eisenman, compuesto inicialmente por seis edificios, de los que se han construido cuatro.

Eisenman se alzó como ganador de un concurso internacional de ideas organizado por la Xunta e ideado por Manuel Fraga con un proyecto cifrado en 108 millones de euros.

La Xunta cifró el coste final del megaproyecto en 475 millones de eurosEste coste pronto se reveló incierto y durante la etapa del gobierno bipartito entre PSdeG y BNG (2005-2009) la Xunta cifró el coste final en 475 millones de euros.

Por este desfase se llegó a hacer una comisión de investigación en el Parlamento en 2007 que envió las conclusiones a la Fiscalía, por si había hechos constitutivos de delito.

Hasta el momento de la paralización definitiva, acordada la pasada semana en el Parlamento, el Gobierno gallego reconoce haber invertido 287 millones de euros en el complejo.

En esa comisión de investigación, Fraga, en ese momento senador, apuntó que el proyecto de la Ciudad de la Cultura fue "un sueño" y explicó que cuando se desarrolla un sueño "hay que defenderlo y tirar para delante".

Una inversión en la región

El expresidente gallego defendió que el proyecto del monte Gaiás es una de las obras que se realizan después de hacer muchas "carreteras, hospitales y escuelas" para atraer "visitantes y riqueza" a Galicia.

Aseguró que al igual que en otras épocas se construyó la catedral, la plaza del Obradoiro y otras edificaciones singulares, en este tiempo, a finales de los noventa y comienzos del siglo XXI, había que "hacer algo" para atraer visitantes.

Tras asumir la paralización definitiva de los edificios que faltan para completar el complejo, Alberto Núñez Feijóo, actual presidente gallego, ha lamentado que otros gobernaron en bonanza mientras que a él le ha tocado gestionar la crisis.

No cogió por sorpresa a nadie y es una decisión admitida como lógica por la generalidadLa interrupción del proyecto parece que no cogió por sorpresa a nadie. El portavoz parlamentario en materia cultural del PPdeG, Agustín Baamonde, no dudó al admitir que "era una decisión cantada", y se mostró convencido de que no será demasiado difícil alcanzar un acuerdo "satisfactorio" con las empresas adjudicatarias.

"Creo que no cogió por sorpresa a nadie y que es una decisión admitida como lógica por la generalidad. Todos entendían que ese gasto desmesurado en la situación actual es imposible de abordar", subrayó.

El coste de su paralización

Desde el PSdeG-PSOE, Alternativa Galega de Esquerda y Bloque Nacionalista Galego, las formaciones que integran la oposición en la Cámara gallega, se demanda que la paralización definitiva tenga el menor coste posible y que el Ejecutivo de Núñez Feijóo haga valer su capacidad de negociación para conseguirlo.

Nadie sabe con exactitud cuál será el montante de la decisión de interrumpir la construcción del proyecto inicial, si bien el diputado socialista Francisco Caamaño baraja ya algunas cifras y dijo que la indemnización a las empresas constructoras podría rondar entre 18 y 20 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.