Parquímetros
Un parquímetro en el centro de Madrid. JORGE PARÍS

El Ayuntamiento de Madrid incorporará un nuevo sistema a los ‘parquímetros inteligentes’ para permitir renovar el tique a través del móvil. Con ello, los conductores se evitarán el engorro de bajar de la oficina cada cierto tiempo para cambiar el recibo. Pero esta idea, anunciada ayer por la alcaldesa Ana Botella, tiene un inconveniente: al facilitar la renovación a distancia del SER, el Ayuntamiento fomenta que los vehículos permanezcan más tiempo aparcados en la calle. Así, "se rompe el carácter disuasorio y el principio de rotación" con el que se idearon los parquímetros, según coinciden los grupos de PSOE e UPyD, colectivos de conductores y vigilantes del SER.

Los madrileños no tendrán que bajar a la calle a cambiar el tique cuando acabe el tiempo"Con este nuevo sistema los madrileños no tendrán que bajar a la calle a cambiar el tique cuando acabe el tiempo por el que han pagado", aseguró ayer Botella en una entrevista en la Cadena COPE. "Así podrán estar más horas", añadió después en rueda de prensa. Con estas palabras, la alcaldesa abría la puerta a la posibilidad de ampliar el límite máximo de aparcamiento en el SER. El artículo 63 de la Ordenanza de Movilidad establece que las plazas azules tendrán "una limitación de tiempo máximo de aparcamiento de dos horas". Es más, el artículo 67 dicta: "Transcurrido dicho periodo el vehículo no podrá estacionarse en el mismo barrio hasta que hayan transcurrido cuatro horas desde el tiempo límite". Estos plazos se establecieron para fomentar la rotación de coches.

Después, portavoces del área municipal de Medio Ambiente matizaron que, de momento, "lo que se ha anunciado es la introducción del nuevo sistema de pago. No se sabe aún si se cambiarán las franjas horarias. Cuando se decida algo al respecto y se elaboren los pliegos, se anunciará". Lo que sí avanzaron es la tecnología que utilizará el sistema, a partir de 2014: el conductor introducirá su matrícula al sacar el tique del parquímetro y, cuando quiera renovarlo, podrá hacerlo a través de su móvil introduciendo esa misma matrícula y realizando un pago telemático con tarjeta. Ese pago quedará registrado, vía satélite, en la PDA que llevan los controladores del SER, quienes comprabarán si el conductor ha excedido el tiempo abonado.

En cualquier caso, se facilita que el conductor apure el estacionamiento al máximo: "Ya era imposible controlar si un coche permanece más tiempo del permitido. Ahora van a fomentar aún más la picaresca", advierte Amaya Amilibia, representante de CC OO entre los controladores del SER. "En origen, los parquímetros buscaban un reparto equitativo del tiempo de estacionamiento entre el máximo número de vehículos. Ahora persiguen dar facilidades para recaudar más aún", apunta Mario Arnaldo, de Automovilistas Europeos Asociados.

"Aumentará la contaminación"

La concejala socialista Ruth Porta considera que el Ayuntamiento, "en vez de poner impedimentos a los coches en el centro, se convierte en una oficina de venta de plazas de aparcamiento". Según el portavoz de UPyD, David Ortega, "esta medida facilita que la gente se anime a ir al centro con su coche particular,  lo que aumentará la contaminación".

Por otro lado, Ana Botella volvió a rechazar ayer la restricción del tráfico en el centro de Madrid, la principal medida contra la contaminación que le reclaman las organizaciones ecologístas, los grupos de la oposición y la propia Defensora del Pueblo, Soledad Becerril. "Jamás se me ocurriría hacer lo que se hace en Londres", respondió la alcaldesa cuando le preguntaron por la posibilidad de impedir la entrada de coches contaminantes.

Consulta aquí más noticias de Madrid.