El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha admitido este martes que solicitó los servicios de una empresa "para que pusiera en orden los mails" que recibió del Juzgado de Instrucción 3 de Palma que instruye el 'caso Nóos', aunque ha negado que contratara a un informático del CNI.

Al preguntársele este martes si estaba al corriente de que el informático contratado colaboraba con el CNI, ha indicado: "No lo sabía yo esto, me sorprende", en unas declaraciones a la entrada de su despacho este martes.

Mario Pascual Vives ha negado que contratara a un informático del CNI El abogado ha respondido así a las informaciones que afirman que un agente del CNI 'hackeó' 30.000 emails del disco duro del despacho que llevaba las cuentas y fiscalidad del Instituto Nóos, poco después de que Torres amenazase con hacer públicos 200 correos comprometedores, según ha informado El Mundo.

Pascual Vives ha indicado que eligió a la empresa CFLabs para hacer el seguimiento de los correos electrónicos, después de haber escuchado una charla en la que ofrecían sus servicios.

El letrado ha indicado que decidió contratar a esta empresa "en enero del año pasado, antes de la declaración de Urdangarin", ante la elevada cifra de emails sobre los que interrogaba el juez.

En referencia a las obras por valor de tres millones de euros en la casa de los duques de Palma en Pedralbes, Vives ha comentado que no le consta que se llegaran a realizar.