El desplome de los salarios y la caída de las exportaciones aceleran la recesión en España

  • El producto interior bruto español se contrajo otro 0,8% durante el último trimestre de 2012 y acumula un descenso interanual del 1,9%.
  • La demanda nacional experimenta un descenso del 3% anual, lastrada por una caída del 8,5% en la remuneración de los asalariados.
  • Las importaciones caen un 0,9% en el último trimestre por la consolidación de la recesión en las principales economías europeas.
El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.
El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.
EFE

La recesión en España se acelera. Los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran una economía lastrada por un consumo deprimido y a la que se le acaban las (pocas) buenas noticias. En el pasado trimestre el Producto Interior Bruto (PIB) descendió un 0,8% y acumuló un descenso anual para todo 2012 del 1,9%, tres décimas por encima de lo previsto.

A la vista de los datos oficiales de Contabilidad Nacional, el creciente deterioro de la economía española estuvo motivado por el empeoramiento de la demanda nacional y el consumo a lo largo del año. El gasto de los hogares ha acumulado una caída anual del 3%, debido sobre todo al fuerte descenso de los sueldos. Y es que la remuneración de los asalariados ("principal recurso de los hogares", recuerda el INE) se ha desplomado un 8,5% en el último año.

Si la demanda privada cae, los viejos manuales de economía recetan un aumento del gasto público para aumentar la demanda agregada y reanimar la actividad. No es el caso de España, ya que las administraciones públicas han contraído sus gastos un 4,1% a lo largo de 2012.

Tampoco la inversión (ese gasto necesario para crecer en el futuro) deja vislumbrar ningún brote verde: Aumentó su caída en más de medio punto en el tercer trimestre, y finalizó el año con un descenso acumulado del 10,3%.

Las exportaciones dejan de crecer

La recesión en Europa, que "ya se aprecia de forma común en las principales economías europeas, con la excepción de Holanda", tal como explica el INE, ha puesto un palo en las ruedas del único indicador macroeconómico que, en los últimos tiempos, estaba sirviendo de motor para una futura recuperación de la crisis en España: las exportaciones.

Las tasas de crecimiento negativo registradas en Alemania (-0,6%), Francia (-0,3%) y Reino Unido (-0,3%) se han traducido en un bajón de la demanda de aquellos países, principales socios comerciales de España. Por ello, no es de extrañar que las exportaciones españolas hayan registrado un bajón del 0,9% en el último trimestre, pasando de un crecimiento anual del 4,2% al 3,2%.

Tercer año de recesión en el último lustro

El pasado año, con una caída global de la economía del 1,42%, es el tercero en el último lustro en el que se registra una recesión. Si en 2008, año en el que comienza la crisis en España, la economía apenas creció un 0,89%, al año siguiente la caída fue del 3,74%, seguida de otro descenso del 0,32% en 2010. La exigua recuperación atisbada en 2011 (con un crecimiento del 0,42%) se ha visto truncada con los últimos datos publicados.

Todas las previsiones económicas apuntan a que 2013 seguirá en la misma línea de deterioro que el pasado año. Si bien las estimaciones del Gobierno se mantienen aún en una caída del 0,5% para el conjunto del año, el consenso de los analistas sitúa la recesión en un 1,5%, en línea con los pronósticos de organismos internacionales como FMI, OCDE y Comisión Europea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento