Berlusconi 'Porta a porta'
El ex primer ministro italiano y líder de la coalición de centro derecha, Silvio Berlusconi,durante su aparición en el programa 'Porta a Porta', el pasado miércoles 20 de febrero de 2013. Claudio Peri / Efe

La Fiscalía de Roma ha abierto una investigación por el caso de la carta que el ex primer ministro y candidato a las elecciones italianas, Silvio Berlusconi, envió a las familias explicando cómo podrán recuperar el dinero del impuesto sobre la vivienda habitual de 2012, su promesa electoral estrella, si llega al poder.

La oposición cree
que podría haber cometido un delito
de estafa y violación
de la ley electoral
La investigación, que se inició tras una denuncia presentada por el candidato de Revolución Civil a las elecciones regionales de Lacio (centro de Italia), Gianfranco Mascia, no incluye aún hipótesis de delito y en su registro no consta ninguna persona como investigada.

No obstante, Mascia ha presentado la denuncia alegando que la coalición de centroderecha comandada por il Cavaliere podría haber cometido un delito de estafa y de violación del artículo 97 del Texto Único de la Ley Electoral. Así, se alude a una especie de compra de votos en la víspera de los comicios generales, que se celebrarán los próximos domingo y lunes.

El impuesto sobre bienes inmuebles (IMU) fue reintroducido en Italia por el tecnócrata Mario Monti, dentro de su plan de ajuste, y su retirada en el primer Consejo de Ministros, si llega al poder, y la devolución de lo pagado en 2012, es la gran promesa electoral de Berlusconi que, según informó la prensa local el pasado miércoles, envió una carta a las familias italianas en la que explicaba cómo se llevaría a cabo el reingreso. No obstante, el texto en cuestión tiene el mismo formato que los que envía Hacienda, por lo que causó confusión en algunos ciudadanos.

Los sondeos
internos de los partidos le auguran una caída del segundo al tercer puesto en las elecciones
El ex primer ministro, a quien sus rivales de oposición han llamado "embaucador" por el envío de la misiva, ha explicado que tanto la devolución de lo pagado en 2012, unos 4.000 millones de euros, como lo que pensaba recaudarse en los próximos años, podría compensarse gracias a un acuerdo con el Gobierno helvético para establecer un impuesto a las actividades financieras de los italianos en Suiza.

No obstante, este viernes la ministra helvética de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, puso en duda que tal acuerdo, en caso de producirse, pudiese entrar en vigor antes de 2015, lo que dificultaría la llegada de entre 25.000 y 30.000 millones de euros que necesita Berlusconi. Esto supone un varapalo para il Cavaliere, a quien los sondeos internos de los partidos auguran una caída del segundo al tercer puesto en las elecciones ante el auge del antipolítico Beppe Grillo, tal y como ha publicado el Corriere della Sera.

Precisamente este viernes es el último día de campaña. Una campaña que Berlusconi tenía previsto cerrar de modo oficial con un mitin en Nápoles (sur de Italia) pero al que, según fuentes de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), no podrá acudir por una "fuerte conjuntivitis", que le ha obligado a limitar su participación en el acto al envío de un mensaje de video.