Clint Eastwood
Fotografía del actor y director Clint Eastwood. San Jones / Efe

Le había tocado a Ashton Kutcher, Tom Cruise y Justin Bieber... Y ahora la víctima ha sido Clint Eastwood: el famoso actor y director tuvo que salir corriendo de un rodaje tras avisarle la Policía de que su casa había sido tomada por los ladrones. Por suerte, todo era una broma: el penúltimo caso de eso que llaman swatting.

Lo cuenta la web TMZ, especializada en los últimos cotilleos de Hollywood y con línea directa con las fuerzas del órden de Los Ángeles: esta misma semana, unidades de las fuerzas de seguridad tomaron la casa de Eastwood tras recibir una llamada al teléfono de emergencias 911.

El bromista dijo lo que se suele decir en estos casos: que varios desconocidos habían tomado la mansión de la estrella, que cargaban con todo tipo de armas y que varias personas habían resultado heridas.

Cuando las fuerzas del orden acudieron al lugar, se encontraron con que todo había sido una broma. Hablamos de una auténtica epidemia: en los últimos meses, se multiplican este tipo de bromas en Los Ángeles. Tanto, que hasta tienen una denominación propia: Swatting, al estar implicadas unidades de élite de las fuerzas de seguridad, los SWAT.