El Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz y el Gobierno de Canarias, a través del programa de Zonas Comerciales Abiertas, acometerá a lo largo de este año las obras de mejora y acondicionamiento del Paseo de San Telmo, que contemplarán la mejora de fechadas y su apertura al mar.

El vicepresidente económico y consejero insular de Turismo, Carlos Alonso, destacó en la presentación de las obras que se trata de una de las actuaciones "prioritarias" en el proceso de renovación que se está acometiendo en el municipio turístico por el valor paisajístico que representa y la oferta gastronómica y comercial que allí se concentra.

"Se trata de un eje con gran potencialidad capaz de generar desarrollo y actividad económica para el municipio", añadió Alonso, que destacó la necesidad de lograr la implicación del sector comercial de la zona, como complemento a las actuaciones que se llevarán a cabo en el espacio público.

El consejero insular de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo, Efraín Medina, que estuvo presente en el acto junto al alcalde del municipio, Marcos Brito, insistió en la importancia de la rehabilitación de los comercios como "revulsivo" para el sector comercial de este enclave turístico, pues "contar con un comercio moderno y atractivo genera empleo a largo plazo".

María Luisa Cerrillos, encargada de la redacción del proyecto de mejora de las fachadas del paseo, destacó por su parte la necesidad de "contagiar ilusión" porque "de nada vale una intervención importante en el espacio púbico si no va acompañada de la mejora del aspecto de los comercios de la zona". "Este lugar único de gran belleza paisajística merece un entorno urbano especial y acorde con los parámetros del siglo XXI", agregó.

El ámbito de intervención abarca el paseo peatonal desde la Plaza Reyes Católicos hasta llegar a la calle Santo Domingo, junto a los accesos al mar y el peatonal Sargento Cáceres que conecta con la calle La Hoya.

La obra en el espacio público cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros, financiados entre el Gobierno de Canarias, Cabildo y Ayuntamiento y un plazo de ejecución de diez meses.

Entre las ideas planteadas destaca la necesidad de abrir la zona al mar e integrar el paisaje costero a la ciudad eliminando los obstáculos que existen en la actualidad, así como las barreras de accesibilidad y accesos al frente de mar. Del mismo modo, se requiere una renovación integral de todo el diseño del paseo y equipamientos urbanos que han quedado obsoletos.

La integración de todo el litoral y del paisaje costero ha sido consensuada con la Demarcación Provincial de Costas de acuerdo a los criterios de intervención en el dominio público marítimo terrestre.

Proyecto de renovación

Renovar los elementos de mobiliario urbano que utilizan bares y cafeterías de la zona junto a la reestructuración de rótulos comerciales y la reglamentación que afecta a su ocupación son algunas de las propuestas planteadas en el proyecto. Con ello se fomentará además el establecimiento de nuevos comercios que cualifiquen la oferta.

Los materiales elegidos para el espacio público son las losas de pavimento basáltico de color gris, adoquines con textura lisa para facilitar el tránsito de los peatones y el basalto para encintados, bordillos, alcorques y demás elementos lineales.

Además de la actuación en el espacio público, a la hora de definir las mejoras necesarias se ha realizado un análisis pormenorizado de los 15 edificios privados de la zona con un levantamiento fotográfico identificando los elementos negativos que afectan la imagen urbana.

Asimismo, se han diferenciado las propuestas en la planta baja y resto de plantas que con un coste moderado pueden suponer una mejora importante en su aspecto externo como es el caso de los balcones, materiales de fachadas obsoletos, etc.

Del mismo modo, para cada uno de los 35 locales comerciales localizados en los edificios analizados se han realizado tres propuestas diferentes, incluyendo presupuestos diferenciados para cada intervención.