Kale borroka en Bilbao
Los bomberos extinguen el fuego de unos contenedores en el centro de Bilbao (Foto: Efe) Alfredo Aldai/Efe
Dos personas fueron detenidas en la tarde del viernes en Bilbao después de rociar con 'spray' a un policía municipal y con gasolina a otro con la intención de prenderles fuego, según informaron fuentes municipales y del departamento vasco de Interior.

De acuerdo con las informaciones, poco después de las ocho y cuarto de la tarde, dos policías locales que formaban parte de un dispositivo antibotellón en la plaza Unamuno (ubicada en el casco Viejo), fueron atacados por un grupo de encapuchados, que lanzaron piedras y rociaron con 'spray' a uno de los agentes y con gasolina al otro para quemarles.

Comerciantes y hosteleros de la znoa lograron frustrar el ataque

Sin embargo, comerciantes y hosteleros de la zona, así como otros agentes de la Policía Municipal que acudieron al lugar en ayuda de sus compañeros lograron frustrar el ataque.

Antes de darse a la fuga, uno de los encapuchados lanzó un cóctel molotov contra el coche patrulla de los policías agredidos. Las llamas no causaron daños personales y fueron sofocadas con prontitud.

La Policía Municipal logró detener a uno de los participantes en el ataque antes de que pudiera huir. Se trata de un joven de 18 años de edad, vecino de Sestao (Vizcaya), que ha sido puesto a disposición de la Ertzaintza.

La Policía Vasca, por su parte, arrestó a un segundo joven también relacionado con estos hechos.

Cócteles molotov contra sucursales bancarias

También sobre las ocho y cuarto de la tarde, en la calle Sombrerería del Casco Viejo de Bilbao, desconocidos lanzaron piedras y cócteles molotov contra una sucursal de Banco Popular y otra de la Caixa.

Además, los radicales también cruzaron varios contenedores en la calle Correo y prendieron fuego a uno de ellos.

Los incidentes registrados en el Casco Viejo de Bilbao estuvieron precedidos de una manifestación convocada por Segi a las siete de la tarde frente a la sede del PSE en Bilbao, emplazada en la alameda Rekalde.

En este punto, varios participantes cruzaron contenedores tanto en alameda Rekalde como en algunas vías aledañas y lanzaron piedras contra la Ertzaintza, que se vio obligada a cargar y disolver la marcha.

Manifestación en Guipúzcoa

Mientras, en las calles del centro de San Sebastián se concentraban entre 200 y 300 personas para pedir la liberación del etarra Ignacio de Juana Chaos.

 

La concentración había sido prohibida por Garzón
La concentración había sido prohibida esa misma tarde por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

 

La Ertzaintza impidió realizar el trayecto previsto por el Boulevard de la capital guipuzcoana, por lo que los participantes optaron por discurrir por la parte vieja de la ciudad.