Cola para entrar en una gasolinera en Madrid
Cola para entrar en una gasolinera, en Madrid. (ARCHIVO) Alberto Martín / EFE

Repostar el coche será hoy y mañana bastante difícil: los trabajadores de todas las gasolineras españolas han comenzado una huelga que durará dos días (martes y miércoles).

El paro será especialmente molesto para los conductores madrileños, ya que se produce en vísperas de la festividad de la Almudena, el jueves 9.

El Ministerio de Industria ha fijado en un 20% los servicios mínimos: 1.811 estaciones de servicio tendrán que permanecer abiertas.

Otras 7.200 gasolineras estarán cerradas hasta mañana a las doce de la noche.

La huelga tiene ámbito nacional, excepto para las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya, que se rigen por un convenio propio.

Los sindicatos han calificado de "barbaridad" los servicios mínimos fijados por el Gobierno, y no descartan presentar después de la huelga una demanda por considerarlos "abusivos".

Primeras horas sin incidencias

Las primeras horas de la huelga, han transcurrido sin incidentes, salvo colas que se registraron anoche en algunas estaciones de servicio de las grandes ciudades donde algunos usuarios intentaban llenar sus depósitos en el último momento.

Así lo indicaron fuentes de ambos sindicatos como de las patronales del sector, la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES) y la Agrupación Española de Vendedores de Carburantes y Combustibles (Aevecar).

En Madrid, la única incidencia conocida por estas fuentes fue la ocurrida poco después de las cero horas en la gasolinera de CEPSA, situada en las cercanías del Campo de las Naciones, cuando la Policía Nacional requirió la identificación a los miembros de un piquete informativo, que se aproximaba al lugar para convencer a sus compañeros de que dejaran de trabajar.

Alfredo Orella, responsable de hidrocarburos Fitega-CCOO, señaló que la gasolinera ya estaba cerrada, dado que el cambio del turno de noche ya no se había realizado, por lo que el grupo decidió abandonar el lugar y dirigirse a otras estaciones de la capital para controlar el cumplimiento de la huelga.

Pagan los consumidores

Por contra, las asociaciones de consumidores CECU y UCE pidieron ayer que se respeten estos servicios mínimos.

"Presentaremos denuncias ante los organismos competentes si no se cumplen", aseguran desde la UCE.

"El consumidor, como siempre, es el que sufrirá la huelga. El usuario ya está siendo perjudicado al multiplicarse las estaciones de autoservicio", explican en CECU.

Actualmente, según UGT, el 80% de las gasolineras de toda la red española son de autoservicio, es decir, es el propio conductor quien debe repostar su vehículo.

870 euros brutos al mes

En las gasolineras españolas trabajan 41.500 empleados.

Los sindicatos han pedido una mejora salarial de IPC más 0,75% para los próximos tres años.

"El sueldo medio mensual es de 870 euros brutos. Nuestra petición supone una subida de tres euros por año. Es una vergüenza que si un conductor se va sin pagar, nos lo descuenten a nosotros", explica el portavoz de UGT.