Desalojo en Atenas
Antidisturbios durante el desalojo del edificio que un grupo de ocupas han intentado "reocupar" después de que fueran desalojados el mes pasado. EFE/ Orestis Panagiotou

La policía griega ha detenido este miércoles a cerca de 150 personas durante el desalojo de dos casas ocupadas en el centro de Atenas y en las protestas que siguieron a la acción de los agentes.

Había sido desalojado el  20 de diciembre tras dos décadas de ocupaciónSegún informa un portavoz de la Policía, en torno a las 07.30 h (06:30 hora española) unos cincuenta manifestantes atacaron a los policías que vigilaban el edificio Villa Amalia, que había sido desalojado el pasado 20 de diciembre tras dos décadas de ocupación.

Al mismo tiempo, un centenar de personas aprovechó la distracción de los agentes para volver a ocupar el edificio, donde permanecieron cerca de una hora y media cantando eslóganes y desplegando pancartas hasta que fueron nuevamente desalojados.

Los agentes antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos contra el centenar de okupas, que no ofrecieron resistencia, y posteriormente los trasladó a dependencias policiales. El portavoz policial explicó que 92 de ellos serán procesados.

Ocupada la sede de Dimar

Tras este nuevo desalojo, unas 45 personas ocuparon la sede de la formación centroizquierdista Dimar, uno de los tres partidos que apoyan al Gobierno del conservador Andonis Samarás. Estos manifestantes también fueron detenidos aunque aún no se ha decidido si se presentará cargos contra ellos.

Nuestro mensaje es claro. Grecia no puede ser un lugar sin leyPoco después, fue igualmente desalojado el cercano edificio Skaramanga, que fue residencia de la familia de la soprano Maria Callas y que estaba ocupado desde 2009. La Villa Amalía, cuya propiedad se disputaban el Ayuntamiento de Atenas y una organización escolar, ha permanecido ocupada desde hace 20 años, aunque fue finalmente desalojada el pasado 20 de diciembre.

Durante esa operación, ocho personas fueron arrestadas y la policía se incautó de 1.500 botellas vacías, líquido inflamable y petardos, que, según los agentes, servían para fabricar cócteles incendiarios. "Nuestro mensaje es claro. Grecia no puede ser un lugar sin ley", dijo entonces el ministro de Orden Público, Nikos Dendias.

La villa okupa está situada en el centro de Atenas, junto a la Plaza de Agios Pantelimonas, un lugar por cuyo control llevan meses luchando grupos anarquistas contra militantes del partido neonazi Amanecer Dorado.

Esta tarde, unas 1.000 personas se congregaron ante la sede de la Dirección General de Policía de Atenas para reclamar la liberación de los detenidos y los simpatizantes del movimiento okupa han llamado a una movilización el próximo sábado para intentar recuperar la Villa Amalia.