El Parlamento gallego estrena este martes los nuevos tiempos de debate en el pleno, lo que implica que las interpelaciones y las proposiciones no de ley tendrán un debate más corto frente a la legislatura pasada, al respecto de la cual también hay un grupo más en el hemiciclo.

Así las cosas, y tal y como ha explicado este lunes el portavoz del Grupo Popular, Pedro Puy, aunque habrá el mismo número de interpelaciones que en la legislatura pasada, éstas pasarán a constituir un debate entre el diputado que pone encima de la mesa la cuestión y el miembro del gobierno que responde.

A cambio de la supresión de las intervenciones de los demás grupos parlamentarios, las mociones —que son iniciativas de impulso derivadas de esta batería de preguntas al Gobierno— contarán con los mismos tiempos que en la legislatura pasada. Este hecho, al contrario que con interpelaciones y proposiciones no de ley, implica que las mociones cobran mayor protagonismo temporal, ya que se mantendrán los minutos de exposición y pasan, de este modo, a ser las iniciativas de impulso con mayor tiempo de debate.

Por su parte, las proposiciones no de ley reducen su tiempo de debate de 35 a 28 minutos. De esta forma, el proponiente tendrá diez minutos para exponer la problemática y los demás grupos cinco minutos de intervención cada uno, antes de que el impulsor de la iniciativa cierre en un tiempo de tres minutos para posicionarse sobre las enmiendas —de haberlas— presentadas por las demás formaciones.

Capacidad y parlamento "más vivo"

En palabras de Pedro Puy, este sistema dará "capacidad de control e impulso" de los grupos, al tiempo que se permite un parlamento "que va a ser más vivo" con esta distribución de tiempos, y "proporcional" para favorecer el trabajo de todos los grupos.

Del mismo modo, el parlamentario del grupo mayoritario ha contrastado esta situación, en la que la oposición acumula 18 asuntos introducidos, con la que se daba cuando el PPdeG estaba en la oposición sólo podía incluir ocho puntos.

Acuerdos de los tiempos

Como se había explicado después de la reunión de portavoces de la semana pasada, los tiempos y la nueva organización de los plenos fue fruto de las conversaciones de las cuatro formaciones con representación parlamentaria, aunque, por ejemplo, Alternativa Galega de Esquerda (AGE) y BNG criticaron e hicieron constar en acta que quería poder incluir una interpelación por pleno.

En este sentido, Pedro Puy ha puesto de manifiesto este lunes que los populares también podría tener reservas sobre algún aspecto de reparto, pero ha hecho una valoración general "razonable" del pacto que se ha alcanzado. De hecho, no hicieron reflejar en el acta ningún desacuerdo.

Otras iniciativas

En el pleno de esta semana se aprobará la comisión de investigación de las cajas, un asunto que, como ha dicho este lunes el portavoz parlamentario socialista, Abel Losada, fue reivindicado durante "14 meses" por el PSdeG.

Por otro lado, también están incluidas las iniciativas legislativas populares (ILP) relativas a la sanidad pública y a la continuidad del programa Preescolar na Casa.

En este sentido, Pedro Puy ha reivindicado el cumplimiento de la promesa del PP de que se incluirían en el primer pleno ordinario tras las elecciones, lo que ha supuesto, incluyendo la disolución de la Cámara y los comicios, no superar los seis meses desde que estuvieron listas.

Sin embargo, Abel Losada ha criticado que fueron traídas "con fórceps", porque, acusó, "el PP no quería" llevarlas, algo que ha contradicho el propio dirigente popular en rueda de prensa, al asegurar que con su inclusión en este pleno, los populares demuestran que "creen que las ILP son un instrumento útil y deben ser atendidas".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.