El Grupo Volkswagen prevé invertir 785 millones de euros en los próximos cinco años en su fábrica de Landaben, según ha comunicado la dirección de la planta en la quinta reunión de la mesa negociadora del convenio colectivo.

Además, la empresa ha adelantado el volumen de producción previsto para 2013, que cifra en 262.610 coches, aproximadamente 25.000 unidades menos que en 2012. La dirección propone ampliar la bolsa de trabajo en +/- 15 días para cada año del nuevo convenio.

En el capítulo de las inversiones, gran parte de los 785 millones irían destinados a preparar las instalaciones para la fabricación del modelo sustituto del actual Polo.

La dirección de la fábrica ha afirmado en un comunicado que certifica así "la apuesta decidida del Consorcio VW por el futuro de la fábrica navarra".

La empresa ha añadido que en los últimos años el ritmo de inversiones en la planta de Pamplona ha sido, de media, "notablemente superior al de los beneficios después de impuestos". "En estos momentos de incertidumbre económica la competitividad en los costes laborales y la flexibilidad en el trabajo son claves para atraer nuevas inversiones, para la asignación de nuevos modelos y para el mantenimiento del empleo", ha agregado.

Además, la dirección ha indicado que la posibilidad de fabricar un segundo modelo en las instalaciones de Landaben, pendiente de la decisión de la Central del Consorcio VW, "sigue siendo una de las mejores opciones para lograr la estabilidad en los volúmenes de producción".

A su juicio, "la fabricación simultánea de dos modelos diferentes permitiría estructurar los ciclos de vida de éstos para que los periodos de mayores ventas no sean coincidentes, es decir, conseguir una fluctuación productiva sensiblemente menor a la que ofrece la actual coyuntura de VW Navarra con la fabricación de un único modelo".

La dirección ha anticipado que la producción actualmente prevista para el año 2013 es de 262.610 coches. Este volumen de producción, inferior al de este año, conlleva la aplicación de fórmulas organizativas como la denominada "bolsa de trabajo", ha explicado la empresa.

Esta herramienta regula el sistema de crédito/débito de jornadas laborales entre la empresa y los trabajadores, y actualmente fija para cada año 7 días más de actividad por encima de la jornada individual de referencia (211 días), y 10 días menos, en momentos de bajadas de producción.

De esta forma, los trabajadores garantizan su nivel salarial, dado que los días de cierre se abonan como días laborables -sin pluses- y se devuelven cuando las subidas de producción lo requieren. Dentro de la vigencia del VIII Convenio, la empresa ha propuesto ampliar esta bolsa a +/-15 días, de manera que "esa flexibilidad suponga, junto a otras medidas pendientes de negociar, el mantenimiento estable del empleo".

Consulta aquí más noticias de Navarra.