La policía ha encontrado en la casa del expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán 150.000 euros en metálico y un kilo de oro (que equivale a 43.000 euros), mientras que en la del empresario valenciano Ángel de Cabo, actual dueño de Nueva Rumasa y del grupo turístico Viajes Marsans, se ha hallado un millón de euros.

Así lo han asegurado fuentes de la investigación, que han precisado que ese dinero se ha encontrado en los diferentes registros, un total de ocho, practicados con motivo de la detención de Díaz Ferrán y de otras ocho personas más por ocultación de bienes y blanqueo de capitales.

En el domicilio de otra de los arrestados, Susana Mora, que realizaba funciones de secretaria, se han hallado 400.000 euros también en metálico.

Durante los registros llevados a cabo dentro de la 'operación Crucero', que continúa abierta, la policía se ha incautado de varios vehículos de alta gama, aunque las fuentes no han precisado el número.

La policía se ha incautado de varios coches de alta gama Los arrestos, efectuados por agentes de la división de delincuencia económica de la Policía, se han producido en varias provincias españolas. Además de los tres citados, están detenidos Iván Losada, exdirector general de Marsans y mano derecha de De Cabo; su cuñado, Teodoro Garrido; dos supuestos testaferros, Rafael Toro y Antonio García Escribano; así como otras dos personas vinculadas al también dueño de Nueva Rumasa, Carmelo José Estéllez y José Pardo Manrique.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, se ha hecho cargo de esta operación, que dirige junto al fiscal Daniel Campos.

Díaz Ferrán, que ha sido detenido en su casa de Madrid, pasará a disposición judicial previsiblemente este martes. De Cabo, por su parte, lo hará en los próximos días, al igual que su entorno más cercano. Ángel de Cabo es conocido como 'el liquidador' por su afición a comprar empresas con problemas y liquidarlas para obtener beneficios, como también ha hecho con Nueva Rumasa.

Las detenciones son consecuencia de una investigación iniciada a partir de la querella presentada por AC Hoteles, Meliá, Pullmantur y el grupo Orizonia contra los antiguos propietarios de la agencia de viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán y el fallecido Gonzalo Pascual, su nuevo dueño, Ángel de Cabo, y la empresa Possibilitum, por la comisión de delitos de alzamiento de bienes y ocultación apresurada de sus bienes personales en el extranjero.