Desalojo gradual en el Madrid Arena
Desalojo gradual en el Madrid Arena tras la avalancha que ha causado la muerte a tres jóvenes la noche de Halloween y a una cuarta, de 17 años, días después de la fiesta. ATLAS / CAPTURA

El director general de Emergencias y Protección Civil del Ayuntamiento de Madrid, Alfonso del Álamo, reveló este jueves a la comisión de investigación de los sucesos del Madrid Arena que nadie avisó al Samur ni a los Bomberos de que se iba a celebrar la macrofiesta que terminó con la muerte de cuatro adolescentes.

El Ayuntamiento sí había contado con el Samur para los Masters de Tenis o el Circo del SolSegún el testimonio de Del Álamo, su dirección general no recibió aviso ni de los promotores de la fiesta —Diviertt—, ni del Ayuntamiento —la Dirección General de Coordinación de Actos Públicos, que tiene esa misión—, ni de la entidad responsable del recinto —la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos—.

En consecuencia, no se pudo preparar con antelación ningún dispositivo sanitario preventivo, como sí se había hecho en eventos anteriores celebrados en ese pabellón, como los Masters de Tenis, el Circo del Sol o la Feria del Gourmet, según recogió la agencia Efe.

La actuación de Viñals

Del Álamo detalló que la noche del 1 de noviembre, la única información que tenía Samur fue un correo electrónico recibido el día anterior por el jefe de departamento en el que el área de Organización de los Servicios de Policía Municipal remitió los servicios previstos por la Policía Municipal para el día 31, en el que aparecía la fiesta del Madrid Arena, aunque "sin mayor información". Ese dispositivo de agentes  ha sido puesto en cuestión porque no impuso ni una multa a pesar del macrobotellón que se celebró en las inmediaciones del Madrid Arena.

El Samur contradice la versión de Viñals, quien dijo que intentó reanimar a las fallecidasFue el Samur a iniciativa propia, y después de haber atendido varios casos de intoxicación etílica en la zona, el que propuso a las 2,28 horas situar dos unidades en las proximidades. Estas actuaron hasta que, casi a las cuatro de la madrugada, una joven dio al 112 el aviso de que una chica se encontraba inconsciente en el pabellón. Esto puso en marcha el dispositivo de emergencia que asistió al equipo médico contratado por la organización.

Las ambulancias llegaron pronto dado que la base del Samur se encuentra a escasa distancia del Madrid Arena. Una vez dentro, según un informe interno elaborado por el Samur, se cruzaron al médico contratado por la organización, el exconcejal del PP Simón Viñals. El mismo informe, entregado al juez, afirma que Viñals no contaba con los medios adecuados para hacer frente a un evento con miles de personas. El PP ha vetado la presencia en la comisión de investigación de los sanitarios que trabajaron esa noche.

El parte de actuación oficial relativo a esas horas asegura que los médicos se encontraron a dos de las chicas en el exterior (Belén Langdon y María Teresa Alonso, que falleció este jueves), logrando devolver el pulso a ambas. Las otras tres adolescentes estaban en la sala médica. Según confirmó Del Álamo, solo se estaba practicando la reanimación básica a una de ellas. Al verlo, los sanitarios se pusieron manos a la obra y trataron de devolver el pulso a todas ellas, cosa que no lograron.

El procedimiento reglado para intentar recuperar a un paciente de una parada cardiaca dura unos 30 minutos, explicó el director general. Según la declaración de Viñals, él ya había tratado de reanimar a las tres chicas utilizando un desfibrilador. Tal circunstancia no aparece en el parte del Samur. Si eso hubiera sido así, y de acuerdo a la norma establecida, los médicos del Ayuntamiento no habrían podido practicarles el procedimiento de nuevo.

En su comparecencia, Viñals también declaró que "a los 8 minutos de una parada cardiorrespitaroria la posibilidad de recuperación es cero". "La recuperación era igual a la que se puede hacer a un cadáver". Al ser preguntado Del Álamo por parte del socialista Jaime Lissavetzky sobre las supuestas contradicciones entre el Samur y la declaración de Viñals, Del Álamo contestó: "El arte médico de cada uno que lo defienda donde corresponda".

Uno de los sanitarios que atendió el caso aquella noche declaró a 20minutos.es que no había desfibrilador en la sala y que Viñals les dijo "me han traído tres chicas muertas".

La oposición: "Hay presunta negligencia"

Según respondió el director general de Emergencias a preguntas de los concejales del Partido Popular, el dispositivo preventivo que habrían podido organizar en caso de haberle sido comunicado no habría evitado la tragedia porque "no hay sistema preventivo que pueda soportar el triple del aforo que previamente se ha comunicado".

UPyD critica la ausencia de regulación sobre el dispositivo médicoTras escuchar sus explicaciones, el portavoz socialista, Jaime Lissavetzky, denunció que "hay una presunta negligencia por parte del Ayuntamiento", que ha centrado en la Vicealcaldía, "por no comunicar un acontecimiento que podría tener riesgo" porque suponía convertir un pabellón deportivo en una "discoteca".

"Hoy ha quedado claramente demostrado que políticamente no se han tomado todas las medidas necesarias que se podían tomar dentro de las competencias del ayuntamiento para intentar no solo evitar la tragedia sino que hubiera el máximo de seguridad", concluyó.

David Ortega, portavoz de UPyD, recalcó las palabras de Del Álamo respecto a la falta de regulación del dispositivo médico que afecta a estos eventos. "Sólo se pide que el médico lo sea", afirmó el director general. "Sin regulación de servicios médicos, nos encontramos a un señor de casi 80 y un voluntario que pasaba por ahí", alertó Ortega en referencia al doctor Simón Viñals y a su hijo Carlos, funcionario del Ayuntamiento y que asegura que trabajó con su padre sin cobrar. Este jueves, Carlos Viñals se negó a ir a la comisión de investigación.

Consulta aquí más noticias de Madrid.