La segunda juventud de Ángela Molina: "Ahora el reto es dirigir mi primera película"

  • Está buscando la financiación necesaria para llevar a cabo su proyecto, que se llamará 'Escrita en azul'.
  • Ha elogiado las últimas producciones nacionales, que le parecen "historias interesantes, muy distintas, con actores contrastados".
  • Molina interpreta a la abuela de la protagonista de 'Blancanieves', el film de Pablo Berger que representará a España en los Oscars.
  • También es la imagen de la campaña otoño-invierno de 2012 de Loewe.
La actriz Ángela Molina durante la sesión de fotos tras presentar la película 'Memoria de mis putas tristes'.
La actriz Ángela Molina durante la sesión de fotos tras presentar la película 'Memoria de mis putas tristes'.
Jorge Zapata / Efe

Después de una dilatada carrera plagada de éxitos, la actriz española Ángela Molina se marca como nuevo reto dirigir la que sería su primera película, un proyecto en el que ya trabaja pero al que falta un pilar fundamental: la financiación.

Molina afirma a sus 57 años que no prevé jubilarse nunca, a menos que le dejen de llegar proyectos. "Vivo una segunda juventud... o una primera vejez", comentó.

Así lo ha dicho la artista madrileña en una entrevista en Lisboa, durante su estancia en la capital portuguesa para presentar el filme Blancanieves, de Pablo Berger, que representará a España en la categoría de mejor largometraje extranjero en los Oscars de 2013.

"Dirigir es ahora lo que me resulta más atractivo porque me encanta esa relación cuerpo a cuerpo con la historia, y siendo actriz me llama esa posibilidad de compartir con otro actor, pero de otra manera, en otro plano", explicó Molina.

Cantante, bailarina, actriz e incluso guionista, pretende ampliar este carácter polifacético con su estreno como cineasta, una idea que acariciaba desde hace varios años pero para la que le faltaba "encontrar una historia" que finalmente apareció.

"Se llamará Escrita en azul, es muy romántica y ahora mismo estamos centrados en buscar la productora. Es un proyecto en el que estamos trabajando, que no está parado, y tengo la esperanza de conseguir sacarlo adelante", subrayó.

Le falta la financiación

¿Y qué le falta para convertir este nuevo reto en realidad? "El dinero", respondió sin rodeos la artista, que lleva más de 40 años detrás de la cámara y encima de los escenarios.

La actriz reconoció la dificultad de encontrar fondos en un momento crítico como el actual. "Hacer una película ahora mismo es tan difícil como llevar un elefante en brazos", comentó no sin sarcasmo la madrileña, quien resaltó, sin embargo, el gran nivel de las producciones nacionales aparecidas en los últimos años a pesar del complicado contexto económico.

Preguntada sobre unas declaraciones suyas hace tres años en las que alertaba de que el cine español estaba "dejando de existir", la artista no dudó en replicar: "Pues ha resucitado muy bien...".

"Siempre pasa, el cine tiene tantas vidas... De verdad que creo que el cine no está muerto porque nunca morirá", consideró Molina, quien lamentó la escasez de producciones españolas aunque alabó ampliamente su calidad.

En su opinión, hace no muchos años "se veían más filmes de otros puntos de Europa o americanos y el cine español parecía desganado". Una sensación que contrasta con la época actual, en la que llegan a las grandes pantallas "historias interesantes, muy distintas, con actores contrastados y rodadas en diferentes lugares".

Títulos recientes

Entre ellas, han destacado recientemente rotundos éxitos de público como los cosechados por Lo imposible, de Juan Antonio Bayona, o La gran aventura de Tadeo Jones, la cinta de animación de Enrique Gato.

Otro de los grandes títulos del cine español es Blancanieves, estrenada a finales de septiembre y en la que Ángela Molina ejerce de abuela del personaje infantil creado por los hermanos Grimm, una historia que de la mano de Berger poco tiene que ver con el original.

Muda y rodada en blanco y negro, la película obtuvo el Premio Especial del Jurado en la última edición del Festival de Cine de San Sebastián.

"No había participado nunca en un filme mudo, pero es una sensación que me gustó, porque las palabras nacen de la necesidad y se genera una sensación muy potente, especial", consideró.

Molina se declaró "ilusionada" por tener la oportunidad de pasear por la alfombra roja de Hollywood, aunque consideró que sería "un milagro" que Blancanieves lograse el premio, dado la cantidad y la calidad de filmes que compiten por el galardón.

La actriz reconoció que apenas necesitó leerse el guión para aceptar el papel que le ofreció Pablo Berger, cineasta del que afirmó haberse "enamorado" —metafóricamente hablando— por Torremolinos 73, su anterior y primer trabajo.

Una segunda juventud

Su presencia en el segundo largometraje de Berger se produce al mismo tiempo que la actriz aparece en los escaparates de las tiendas Loewe, firma para la que protagonizó junto a otros artistas y modelos la campaña otoño-invierno del 2012.

La madrileña está dispuesta a seguir el ejemplo de mujeres como María Isbert, fallecida el año pasado a los 94 años, y continuar en el mundo del cine hasta el final de sus días.

"Yo es que he trabajado con varias actrices mayores, y siempre me ha parecido que eran más jóvenes y vitalistas que yo", explicó.

Frente a las críticas que con frecuencia recibe el cine desde diferentes sectores por dejar fuera del circuito a las actrices a medida que van cumpliendo años, Ángela Molina defiende la existencia de papeles para todas las edades.

"Precisamente, en ese sentido es un trabajo muy agradecido porque puedes estar ocupada siempre, ya que interpretamos personas como nosotros", consideró.

La artista señaló que se siente cómoda al participar en campañas de publicidad —recientemente fue también portada de una revista de moda—, ya que son trabajos relacionados con la imagen y le parecen "ilusionantes e interesantes".

Su lado más personal

En un plano más personal, Molina destacó la "exuberancia" y la dificultad para controlarse como los rasgos de su personalidad que menos le gustan; se declaró enamorada de los perfumes y declinó elegir una única película como su preferida.

"Sería como una traición para mí... Los filmes son como los hijos, los quieres a todos", justificó.

La actriz considera que para ser feliz lo más importante es "compartir" y la alegría de vivir, sensación que tiene y pretende mantener hasta su último día. Y a ser posible, trabajando.

"Uno es actor desde que nace y hasta que se muere —aseveró—. O eso creo yo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento