El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó este lunes que para el año 2014 España logrará "crecimiento económico positivo".

Tras reunirse en Moncloa con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en el marco de la cumbre bilateral de España y Brasil, Rajoy habló de los recortes aplicados por su Gobierno y admitió que los ajustes "hacen daño a la gente, son difíciles de comprender". Sin embargo, argumentó que son "imprescindibles". "¿Qué habría pasado si no hubiéramos tomado esas medidas? No son solo para reducir el déficit, con eso no llega", zanjó.

Lo peor ha pasadoEl jefe del Ejecutivo considera que "lo peor ha pasado" después de que su equipo haya puesto las bases para lograr un crecimiento a medio y largo plazo que llegará, aseguró, dentro de dos años.

Entre las medidas para lograr esa recuperación mencionó la última propuesta revelada por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, según la cual los extranjeros que adquiriesen una vivienda en España por al menos 160.000 euros obtendrían el permiso de residencia.

"Necesitamos vender esas viviendas", subrayó un Rajoy que apuntó que hay que hacerlo "a precios razonables" y "no a los precios desproporcionados de años anteriores". A pesar de todo, afirmó que "no hay tomada ninguna decisión por parte del Gobierno" al respecto. En su opinión, España debe vender esos activos y que el sector de la construcción salga "adelante" porque da trabajo a mucha gente, tanto por vía directa como indirecta. "Es un sector importante para el conjunto de la economía española y espero que se recupere", aseguró.

Sobre las medidas incluidas en el decreto ley aprobado la semana pasada en materia de desahucios, el presidente cree que son "decisiones justas, equitativas y eficaces". "Le van a resolver el problema a muchísima gente", añade, e insiste en que "son las dos decisiones que veíamos que eran claras, podrían resolver problemas en el corto plazo. "Es el primer Gobierno que ha tomado medidas en este asunto, ahora escucharemos a todos en las Cortes", concluyó.

Anteriores encuentros

Durante su comparecencia conjunta, la presidenta brasileña recordó que "durante dos décadas solamente la perspectiva del ajuste fiscal y solo logramos cambiarlo cuando combinamos el control de la inflación con la distribución de ingresos". Sin embargo, quiso dejar claro que no tiene "la menor pretensión de darle una receta a España".

Rajoy ya tuvo oportunidad de verse con Rousseff el pasado mes de junio en el marco de la cumbre del G-20 de Los Cabos (México) y después viajó a Brasil para asistir a la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20. Este mismo fin de semana también han estado juntos en el marco de la Cumbre Iberoamericana celebrada en Cádiz.