La Guardia Civil ha comenzado este viernes el desalojo del poblado marinero de Cho Vito, en Candelaria (Tenerife), donde seis vecinos llevan en huelga de hambre desde el pasado martes para protestar contra la sentencia judicial que obliga a la Dirección General de Costas a demoler las viviendas porque se encuentran en dominio público.

En torno a treinta agentes del instituto armado y una máquina retroexcavadora han llegado al poblado pasadas las 06.00 horas y el primero en ser desalojado, con momentos de tensión y resistencia, ha sido el portavoz de los afectados, Tomás González.

Los vecinos han sido muy críticos con el alcalde de Candelaria, Gumersindo García (PSOE), que a primera hora se ha presentado en Cho Vito para reiterar la última oferta del Ayuntamiento, abonar 12.000 euros en concepto de alquiler para cada familia afectada hasta que se tramite el acceso a una vivienda social, pero los vecinos insisten en pedir una casa en propiedad.

En principio, los vecinos han acordado seguir en huelga de hambre pese a su fatiga y mal estado físico y continuarán la acampada en la plaza de Candelaria. Costas no ha atendido las reclamaciones de los afectados para que se revise el deslinde.