El día de Todos los Santos se ha vestido de tragedia en la capital. Una fiesta multitudinaria en el recinto Madrid Arena, en plena Casa de Campo, terminó con fatales consecuencias después de que una avalancha humana terminara con la muerte de cuatro jóvenes —una menor de edad, que falleció el sábado—, mientras que otra chica se encuentran ingresada en un hospital de Madrid en estado muy grave. ¿Qué ocurrió? ¿Se pudo haber evitado? Analizamos los detalles de un suceso que ha cubierto de luto lo que tenía que ser solo una noche festiva.

¿En qué consistía la fiesta?

Se celebraba 'Thriller Music Park', un evento que reunió a un grupo de primeras figuras de la electrónica mundial, lideradas por Steve Aoki. La organización ofrecía una fiesta con una "atmósfera tétrica y divertida conseguida gracias a los efectos visuales y sonoros" con algunos conocidos pinchadiscos y sugería a los asistentes que se disfrazaran inspirados en el vídeo de Thriller, de Michael Jackson. 'Thriller Music Park' prometía convertirse en la gran referencia para la noche de Halloween en Madrid. El precio de la entrada: 25 euros.

¿Cómo empezó la avalancha?

Dos de las víctimas mortales fallecieron en el lugar La fiesta se desarrollaba con toda normalidad hasta que sobre las cuatro de la mañana se produjo una avalancha en uno de los pasillos de acceso y salida a la pista central del Madrid Arena. La estampida se pudo producir, según la Policía Nacional, después de que alguien lanzara una bengala o varios petardos, cuyo estallido pudo hacer pensar a la gente de que se trataba de un disparo.

Sin embargo, fuentes de la investigación señalaron que la bengala se lanzó 20 minutos después de que comenzase la avalancha y apuntan a que esa avalancha se produjo al coincidir la gente que entraba al recinto con los que que, ya dentro, iban a la zona superior para ver la actuación del popular DJ.

También se investiga si poco antes una multitud de jóvenes se coló a tropel en la fiesta para ver el espectáculo protagonizado por Steve Aoki.

Entre la multitud que estaba en ese momento en el lugar, se encontraban las tres jóvenes de 18 años que fallecieron el jueves y las otras dos chicas que resultaron en ese momento heridas de gravedad —y una de ellas murió este sábado—. Todas ellas sufrieron una parada cardiorrespiratoria debido a un "traumatismo torácico compatible con aplastamiento", según el jefe de servicio del SAMUR, Fernando Prados. Dos de las víctimas mortales del jueves fallecieron en el lugar, mientras que la tercera murió al llegar al hospital Clínico.

Las otras dos heridas ingresaron en estado crítico en el hospital 12 de Octubre y en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Este sábado falleció la joven de 17 años, mientras que la otra —de 20— continúa ingresada en estado crítico.

¿Estaba permitida la entrada a menores a la fiesta?

No. Como bien se indicaba en la página web del evento, la entrada a la 'Thriller Music Park' solo estaba permitida para mayores de 18 años. Sin embargo, algunos de los asistentes confirmaron a 20minutos.es que en el control de acceso "ni miraban el DNI" de los asistentes. Incluso algunos aseguran que había gente de solo 15 años. Este diario también habló con un joven de 17 años que acudió a la fiesta y entró sin problemas.

Sin embargo, los organizadores sostenían este sábado que solamente la joven fallecida de 17 años era la única menor que había asistido al evento.

¿Cómo era el control de entrada?

Hay muestras de que hubo fallos en el control de entrada: el hecho de que había menores en la fiesta y la hipótesis de que alguien entrara con alguna bengala o petardo lo demuestran.

Un portavoz de la empresa de seguridad del recinto, Seguriber, ha declarado que esta empresa no está autorizada a dar ningún tipo de explicación sobre cómo se vigila el acceso al recinto ni sobre cómo se controla que los asistentes no introduzcan en él petardos, bengalas o elementos que puedan ser considerados peligrosos, dado que los hechos están bajo investigación.

¿Cuántas personas había en el Madrid Arena?

Por los altavoces se anunció que había unas 15.000 personas Es uno de los puntos más polémicos que la Policía está investigando. El Madrid Arena cuenta para este tipo de eventos con un aforo de 10.600 personas y la empresa organizadora, Diviertt S.L., asegura que vendió 9.650 entradas y que no hubo "exceso de aforo". Sin embargo, muchos de los asistentes han denunciado que en el lugar había sin dudas mucha más gente. De hecho, uno de los testigos confirmó a 20minutos.es que por los altavoces se anunció que había unas 15.000 personas. Hasta la estrella de la fiesta, Steve Aoki, indicó un día antes en su cuenta de Twitter que todas las entradas se habían vendido. Diviertt se defiende señalando que el aforo está "certificado por la empresa externa de control de acceso", la mencionada Seguriber.

¿Por qué se decidió continuar con la fiesta?

Tanto los organizadores como la Policía decidieron continuar la fiesta con normalidad hasta las 6.30 horas para, según su testimonio, no provocar alarmas y evitar males mayores. Según estas fuentes, la Policía desalojó "con total normalidad, aunque muy lentamente" el Madrid Arena, que no quedó totalmente vacío hasta las 6.50 horas, unas dos horas más tarde de la avalancha. Los organizadores fueron bajando la música de forma gradual para que los jóvenes abandonaran paulatinamente la fiesta. Según la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, cuyo hijo de 20 años asistía a la fiesta, el desalojo por la Policía del Madrid Arena de forma lenta y gradual evitó "un mal mayor".

¿Cómo vivieron los asistentes lo sucedido?

Curiosamente, solo unos pocos, en relación a la cantidad de gente que había en el recinto, se enteraron de lo ocurrido. Estos vivieron una mezcla de pánico y enfado y así lo transmitieron algunos en las redes sociales tras terminar la fiesta. Sin embargo, la mayoría de los asistentes se enteraron después de acabar todo y gracias a los medios de comunicación. Incluso varios operarios, desplazados para desmontar las instalaciones de la fiesta, salieron del recinto en torno a las 8.30 horas y afirmaron desconocer lo sucedido en el interior horas antes. De hecho, la mayor parte de reacciones de los asistentes se produjeron ya por la tarde del jueves después de haber pasado toda la mañana descansando.

¿Cuál fue la primera reacción del Ayuntamiento?

El Madrid Arena es propiedad de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, que señaló en un primer momento en un comunicado que "no se produjo ningún problema con los accesos de salida del recinto" y que se utilizaron "con normalidad" tras el evento. "El suceso ha tenido lugar por causas ajenas a la infraestructura, condiciones y seguridad del recinto", ha explicado, añadiendo que "todo lo que tiene que ver con permisos, seguros y condiciones de celebración del evento son responsabilidad exclusiva del cliente", en este caso de Diviertt S.L.

El vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, explicó que esta empresa cumplía todos los requisitos legales y técnicos para el acto. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, decretó un día de luto oficial en Madrid y decidió que el Consistorio no volverá a ceder ninguna de sus instalaciones para macrofiestas como esta.

¿Violó el Ayuntamiento la Ley de Espectáculos?

Días después del suceso, varios focos apuntan al Ayuntamiento como el responsable último de que el recinto Madrid Arena esté funcionando en la actualidad "sin licencias de apertura ni plan de emergencias", como denunció este sábado el Sindicato Unificado de la Policía. Y se remiten a tres normativas de la Comunidad de Madrid —Ley de Espectáculos, Ley del Suelo y Ley del Deporte— "contradictorias" que piden analizar para llegar al fondo de la tragedia de Madrid Arena.

La Ley de Espectáculos se aplica "a los espectáculos públicos y actividades recreativas que se desarrollen en el territorio de la Comunidad de Madrid, tengan o no finalidad lucrativa, se realicen de forma habitual o esporádica y con independencia de que sus titulares u organizadores sean entidades públicas, o personas físicas o jurídicas privadas".

El Ayuntamiento se defiende diciendo que el SUP no interpreta las leyes de forma correcta, ya que según el consistorio los edificios municipales —entre los que se encontraría Madrid Arena— no necesitan ningún tipo de licencia urbanística, como se explica en el artículo 151 de la Ley 9/2001 de 17 de julio de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid.

No obstante, el SUP insiste en que no es así: la Ley del Suelo de lo que trata en su artículo 151 "es de licencias urbanísticas", mientras que la expedición de "una licencia de funcionamiento para una actividad concreta como es un partido de baloncesto o espectáculos públicos" se rige por la Ley de Espectáculos.

El sindicato entrega este lunes el acta con el que ya denunciaron los hechos en 2006 de que el Madrid Arena carecía de licencia.

¿Qué opina la Comunidad de Madrid?

La Comunidad de Madrid, por su parte, ha pedido que "se depuren responsabilidades" por parte de "todos los que violaron la Ley de Espectáculos".

¿Quién se encarga de la investigación?

Es el grupo V de homicidios y la policía científica quienes se encargan de la investigación del suceso. El caso lo lleva el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que se encontraba de guardia cuando ocurrieron los hechos y se encargó durante la madrugada del levantamiento de los cadáveres.

El Ayuntamiento esperará a ver qué concluye la investigación policial, pero abrirá la suya propia para esclarecer todas las incógnitas respecto a este trágico suceso. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, anunció que el Ayuntamiento se personará como acusación particular si el juez que investiga el suceso determina que la empresa organizadora tiene algún tipo de responsabilidad en la tragedia. La policía judicial sigue recogiendo evidencias para determinar qué sucedió en este tunel. Además, analiza las imágenes de las cámaras de seguridad y las de los asistentes.

¿Había sanitarios y seguridad durante la fiesta?

La fiesta contaba con un servicio médico que se vio desbordado Sí, pero los hechos demostraron que el dispositivo fue insuficiente. La fiesta contaba con un servicio médico que se vio desbordado por el suceso. En cuanto Emergencias Madrid recibió un aviso de lo ocurrido, se enviaron cinco UVI móviles, cuatro ambulancias básicas y varios vehículos de apoyo. Para el evento no se había dispuesto la participación de unidades del Samur como ocurre otras veces en convocatorias masivas, ya que se trataba de una fiesta privada en un recinto con servicio médico propio. En cuanto a la seguridad, había 38 vigilantes, de los cuales 35 —de la empresa Seguriber— estaban controlando las entradas al recinto. También había otras 75 personas en el interior de la empresa Kontrol 34 S.L para supervisar el interior de recinto. La Policía Nacional también llegó en cuanto fue avisada de los hechos.

¿Hubo trato de favor con los organizadores?

El vicealcalde de Madrid lo niega, pero una fotografía publicada en 'Vanity Gay' le muestra sonriente junto al presidente de la empresa organizadora,  Miguel Ángel Flores, un conocido empresario de la noche madrileña. De hecho, hace unos años decidió reabrir la malograda discoteca Alcalá 20, en la que murieron 82 personas en 1983.



Consulta aquí más noticias de Madrid.