'La maja marquesa'
'La maja marquesa' (1915), rechazada de la Exposición Nacional de Bellas Artes por inmoral Federico Beltrán Masses- Estate of the artist, to his widow; to the heirs of the latter; Private collection

Era el pintor de moda en los años veinte. Tras la I Guerra Mundial, los cuadros del español nacido en Cuba Federico Beltrán Masse (1885-1949) presentían el optimismo de la era del jazz y a la vez abrían una puerta a la mitología, a la fantasia oriental, al secreto inconfesable. Muchas de sus modelos, sensuales e inquisitivas, eran bailarinas, actrices, señoras de la nobleza...

Entre los amigos del artista, conocido por su simpatía y fácil trato, estaban actores de la edad de oro de Hollywood como Charles Chaplin, Rodolfo Valentino, Joan Crawford y Gloria Swanson. Al mismo tiempo, se codeó con la aristocracia y los magnates, del rey Alfonso XIII (mecenas del artista tras ver una exposición suya en el hotel Palace de Madrid en 1916) a William Randolph Hearst.

La figura del artista se redescubre ahora con entusiasmo. Federico Beltrán Masses: Blue Nights And Libertine Legends (Noches azules y leyendas libertinas),en la galería Stair Sainty de Londres hasta el 16 de noviembre, es la primera gran exposición del pintor en el Reino Unido desde 1938 y una de las pocas ocasiones de ver reunido el trabajo de un autor que ha permanecido olvidado durante mucho tiempo.

Discípulo de Sorolla

Nacido en Cuba cuando aún era una colonia española y de familia de origen catalán, Beltrán llegó a Barcelona con siete años y fue en su juventud discípulo de Joaquín Sorolla. Comenzó a exponer en Barcelona y Madrid, tuvo problemas por el evidente erotismo de sus obras y se trasladó a París, una ciudad que le proporcionaba mayor libertad artística.

'Salomé' era para los ingleses "el desnudo  más atrevido jamás pintado"La exposición en la galería Stair Sainty rescata uno de los cuadros más famosos del pintor, Salomé (1918), que provocó en 1929 un monumental escándalo en Londres por la explícita postura de la figura femenina desnuda. Aunque ya había sido expuesto en Venecia, el lienzo pilló por sorpresa a los ingleses, un artículo sobre la muestra hablaba de Salomé como "el desnudo más atrevido jamás pintado" y acusaba a Beltrán Masses de pintar a una mujer desnuda "en una postura que ni el menor de los artistas hubiera intentado ilustrar".

Paisajes oscuros y cuerpos brillantes

Pintaba sin apenas iluminación para estudiar mejor los contrastes entre la figura y el entorno. El estilo era alegórico, con referencias a la música y la poesía, con una fuerte herencia española en los motivos. Muchos de los paisajes eran oscuros, verdes y azulados, y los cuerpos brillaban iluminados por una luz que parecía surgir de la piel. Los personajes asumían roles exóticos y románticos propios del cine escapista de los años veinte.

Retrató a Rodolfo Valentino rodeado de mujeres en 'El sueño de Don Juan' En los EE UU la obra de aquel artista español de éxito, que provocaba escándalos con sugerentes lienzos, comenzó a interesar en Nueva York (donde expuso en 1924), en Palm Beach y en Los Ángeles, donde retrató a multimillonarios, damas de sociedad y estrellas de cine, entre ellas la irresistible Joan Crawford o el sex symbol Rodolfo Valentino, rodeado de mujeres en El sueño de Don Juan.

Incluso la célebre bailarina estadounidense Martha Graham bautizó una de sus coreografías con el nombre del pintor. Beltrán Masses disfrutó en vida de una fama que lo abandonó misteriosamente tras morir en 1949 y que no ha comenzado a recuperar hasta estos últimos años.