Juan Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal
Juan Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal EFE/ Chema Moya

La Conferencia Episcopal Española ha aprobado una declaración expresando su "gran inquietud" por las propuestas políticas encaminadas a la "desintegración unilateral" de la unidad de España. El texto, aprobado en la Comisión Permanente con el voto a favor de 17 obispos y cuatro abstenciones, lleva por título Ante la crisis, solidaridad y reconoce que "la tensión social crece".

Los obispos llaman "encarecidamente" al diálogo entre todos los interlocutores políticos y sociales porque creen que esas propuestas "han venido a añadir elementos de preocupación en momento ya de por sí difíciles". "Se debe preservar el bien de la unidad, al mismo tiempo que el de la rica diversidad de los pueblos de España", señalan.

El malestar social, añaden, "no debería ser alimentado como excusa para la promoción de ningún interés político o económico particular". "Ninguno de los pueblos o regiones que forman parte del Estado español podría entenderse, tal y como es hoy, si no hubiera formado parte de la larga historia de unidad cultural y política de esa antigua nación que es España", prosigue el texto.

La declaración expresa que "las autoridades han de velar" para que los costes de la crisis "no recaigan sobre los más débiles, con especial atención a los inmigrantes, arbitrando más bien las medidas necesarias para que reciban las ayudas sociales oportunas". Además, la cúpula de la iglesia agradece el "civismo y la solidaridad" de los ciudadanos en estos momentos.

"La situación de crisis genera en muchas personas sentimientos de malestar y de desencanto, de irritación y de rechazo ante unas instituciones sociales y políticas que, aún disponiendo de tantos medios económicos y técnicos, no han sido capaces de ordenar la vida en común de un modo verdaderamente justo y humano", lamentan.

La CEE también urge a encontrar soluciones para las familias que no pueden hacer frente al pago de sus viviendas e insisten en la necesidad de aplicar políticas de protección del matrimonio y de la natalidad, como salida de la crisis. "Que los obispos están mudos ante la crisis es falso", ha asegurado el portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino.

Además, la comisión permanente ha autorizado la publicación del documento Vocaciones sacerdotales para el siglo XXI y ha estudiado un borrador del segundo catecismo de infancia Testigos del Señor, destinado a niños de entre 10 a 14 años. En la reunión, se ha conocido una propuesta para organizar el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús.