El Cabildo de Gran Canaria ha destinado un millón de euros para garantizar el talud de entrada a la localidad de Tunte, dentro del municipio de San Bartolomé de Tirajana, según informó el propio Ayuntamiento en un comunicado.

El alcalde, Marco Aurelio Pérez, comunicó a la Corporación insular la "urgente necesidad" de asegurar este talud montañoso, localizado en el punto kilométrico 25,680 de la vía que conduce de Maspalomas a Tejeda, justo a la entrada de Tunte.

Señaló que esta urgencia se debe a la "peligrosidad que supone en períodos de lluvia no sólo para los vecinos de todos los núcleos de población de la zona alta del municipio, que bajan y suben diariamente a la zona de costa, sino también para los miles de turistas que utilizan esta vía en sus desplazamientos hacia el centro de la isla".

Así, con esta inversión que ahora se habilita por el Cabildo con carácter urgente para dar estabilidad y seguridad a la zona se pretende culminar la obra de emergencia que ya inició hace varios meses la Consejería insular de Obras Públicas dirigida por Carlos Sánchez, que se saldó con el cierre provisional del tramo afectado y el correspondiente desvío del tráfico por la zona de Las Lagunas.

La malla de estabilización que se prevé instalar es capaz soportar un peso unitario de hasta 60 kilonewtons por metro cuadrado. El talud, de entre 75 y 85 grados de pendiente y con una longitud aproximada de 82 metros, registra unas alturas que entre 40 y 50 metros.

Esos registros geofísicos, unido a la inestabilidad de la superficie, a la afluencia del tráfico y a la presencia de casas en los alrededores, da muestra de la complejidad e importancia de las obras proyectadas, cuya duración se estima en unos siete meses.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.