Consumo
Imagen de archivo de un grupo de clientes en un centro comercial. JORGE PARÍS

La confianza de los consumidores ha mejorado en septiembre respecto a agosto y ha subido 1,6 puntos, debido a la mejor valoración de la situación actual, así como de las expectativas para los próximos seis meses.

No obstante, según el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) difundido este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el dato de septiembre en comparación con el mismo mes de 2011 ha bajado más de 22 puntos, hasta los 43,2, por lo que continúa representando uno de los niveles más bajos de toda la serie histórica.

Esta ligera mejoría de la confianza de los consumidores en septiembre se produce después de que en agosto el indicador también aumentara, por lo que suma ya dos meses consecutivos de ascenso, y según el CIS "parece consolidar la recuperación" observada el mes pasado, tras los mínimos alcanzados en julio.

Sin embargo, la encuesta del CIS refleja que el 95,9% de los encuestados considera que la situación económica actual de su familia es igual o peor que hace seis meses y al 58,7% le resulta difícil llegar a final de mes y tiene que echar mano de los ahorros o bien llega justo.

Pesimistas respecto al futuro

El ICC está formado por el índice de valoración actual y el índice de expectativas. El primero mejoró en septiembre un punto como consecuencia de la mejoría de la valoración de la situación económica de España, de la del hogar y de la situación del empleo, mientras que el indicador de expectativas avanzó 2,2 puntos empujado por una mejoría en las expectativas de la economía en general y del empleo.

Cuatro de cada diez piensa que su situación familiar empeoraráNo obstante, las expectativas sobre el futuro de los hogares descendieron en septiembre acercándose al mínimo histórico de julio.

Tanto el ICC como los indicadores de situación actual y de expectativas pueden tomar valores que oscilan entre 0 y 200 puntos, siendo 100 el límite entre una percepción positiva y negativa.

El 77,5% de los entrevistados cree que la situación económica española dentro de seis meses será igual o peor, mientras que el 82,4% ve igual su situación familiar.

Y es que cuatro de cada diez estima que su situación familiar dentro de seis meses será peor sobre todo porque los precios continuarán subiendo, porque algún miembro de su familia se quedará en paro y porque tendrán una disminución del ingreso familiar.

Nada de grandes compras

El 96,4% de los encuestados no tiene intención de comprar una vivienda el próximo año y según el CIS el 93% no ha adquirido un automóvil en los últimos seis meses, el 86,5% no ha comprado muebles para el hogar y el 75,1% tampoco ha adquirido electrodomésticos ni ordenadores.

El 96,4% no tiene intención de comprar una vivieda

Por otra parte, el 82,8% considera que la situación en España para encontrar o mejorar un puesto de trabajo es peor que hace seis meses, y el 12,9% la ve igual, al tiempo que siete de cada diez piensan que esta situación dentro de seis meses será igual o peor.

Sobre las posibilidades de adquirir un bien duradero, como un coche, mueble o electrodoméstico, durante el próximo año, casi el 50% ve las mismas probabilidades que actualmente y el 43% las ve menores.

También la mayoría considera que las posibilidades de ahorrar durante los próximos doce meses serán menores y para cuatro de cada diez serán iguales.