Elecciones en Bielorrusia
Una mujer deposita su voto en una urna durante los comicios en Bielorrusia EFE

Las elecciones parlamentarias bielorrusas del domingo, en las que la oposición no logró ningún acta de diputado, no fueron ni libres ni democráticas, según informó este la misión de observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

"Los líderes políticos que podían haber jugado un papel importante en estas elecciones o estaban en la cárcel o se les privó del derecho a postular sus candidaturas", señala el informe recogido por las agencias rusas.

El informe subraya que los comicios a la Cámara de Representantes del Parlamento bielorruso celebrados el pasado domingo "desde un principio no fueron competitivos", ya que "se restringió la capacidad de elección del votante y esto ha sido un elemento clave de las elecciones".

Se restringió la capacidad de elección del votante y esto ha sido un elemento clave de las eleccionesLa OSCE acusa a Bielorrusia de incumplir sus compromisos en materia de defensa de los derechos democráticos de los ciudadanos a asociarse, a presentarse como candidatos y a expresar con libertad.

"Unas elecciones libres dependen de que la gente sea libre de expresarse, organizarse y presentar sus candidaturas, lo que no hemos visto durante esta campaña", apunta.

Además, arremetió contra la Comisión Electoral Central (CEC) por su "falta de neutralidad e imparcialidad (...), lo que mina la confianza" de los bielorrusos en el proceso electoral.

Además, el informe pone en duda el escrutinio realizado por la CEC, debido a la imposibilidad de los observadores de supervisar el recuento de los votos emitidos en los colegios electorales.

"Los ciudadanos deben tener la confianza en que sus votos son contados tal como son depositados, pero la falta de métodos de escrutinio apropiados y de medios para que los observadores verifiquen los resultados son causa de gran preocupación", aseguró Antonio Milososki, jefe de la misión de observadores de la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos (ODIHR) de la OSCE.

Por todo esto, añade el informe: "La continua falta de procedimientos de escrutinio debidamente explicados significa que no se puede garantizar un recuento justo".

Milososki añadió: "Yo mismo fui testigo. Me pidieron que me apartara unos 7-8 metros de la mesa en la que se efectuaba el recuento de votos".

"Después el presidente de la comisión electoral simplemente anunció los resultados sin que los observadores tuvieran la posibilidad de ser testigos del proceso de recuento de los votos", dijo en rueda de prensa en Minsk.

A su vez, el jefe de la misión de observadores alabó el hecho de que los partidos políticos pudieran presentar candidatos en todas las regiones del país, aunque no dispusieran en ellas de delegaciones.

Menos de 300 candidatos concurriendo a los comicios, de los que solo 26 eran de la oposiciónMilososki expresó su esperanza de que las autoridades de la antigua república soviética utilicen las recomendaciones de la OSCE para perfeccionar su legislación.

"No hemos venido aquí con el fin de exportar la democracia", dijo, en relación a las críticas de la presidenta de la CEC, Lidia Yermóshina, quien criticó la labor de la OSCE.

Yermóshina dio por válidos los comicios y anunció que han sido elegidos 109 de los 110 diputados de la cámara baja del legislativo bielorruso, con la excepción de un distrito (Gomel) donde las elecciones serán celebradas de nuevo.

Menos de 300 candidatos concurrieron a las elecciones, de éstos sólo 26 eran de la oposición después de que al menos dos tercios de sus candidatos se retiraran en el último momento en el marco de una campaña de boicot electoral.